Una foto del Ángel de la Muerte en la colonia Obligado

En la foto se ve a un hombre blanco, lampiño, vestido con pantalón y una campera de color claro, cerrada hasta el cuello, con una boina negra en la cabeza, parado en un terreno con un fondo de rústicos elementos de madera. Lleva las manos en los bolsillos y sonríe, mirando en dirección a la izquierda.

La imagen fue captada entre los años 1954 y 1955 por el fotógrafo Hultreich Franz, en la casa del inmigrante alemán Juan Francisco Münzberg Kornke, en la colonia Obligado, Itapúa, y fue guardada celosamente por la hija de este, María Münzberg, quien entonces era una niña de unos 9 años. María reside actualmente en Capiatá y asegura que el hombre de la foto no es otro que el médico nazi Josef Mengele, quien visitaba su casa.

La foto, que forma parte de las revelaciones contenidas en el libro Mengele en Paraguay, sería –en caso de confirmarse plenamente su autenticidad–, la única imagen conocida que persiste del llamado Ángel de la Muerte durante su estadía en nuestro país.

PARECIDO. El dato sobre la existencia de la foto fue obtenido por el periodista y escritor Reinaldo Becker Dietze, poblador de Obligado, quien fue el primero que supo sobre la presencia de Mengele en la región y publicó un reportaje en 1985, cuando era corresponsal del desaparecido diario Hoy, de Humberto Domínguez Dibb, con la primicia mundial de que el médico nazi había muerto ahogado en Brasil, aunque entonces no le dieron mucha credibilidad.

Reinaldo recibió una versión digital de la foto, enviada por María Münzberg y se la mostró a Bonibaldo Junghanns, el ex capataz que convivió por casi dos años con Josef Mengele en la casa de Alban Krug, en Poromokó, Hohenau.

“Al principio, Junghanns había dudado en reconocerlo, porque la foto es muy pequeña y el rostro del hombre que aparece en ella ya se muestra algo borroso. Además, el hombre se ve lampiño y Junghanns lo recordaba con bigotes, pero después de volver a mirar la foto detenidamente, me dijo que sí, que se le parece bastante”, explicó Reinaldo.

El colega periodista hizo comparaciones digitales con otras imágenes de Mengele más joven, las que le tomaron durante la guerra, y con otras en las que se lo ve más viejo, ya en Brasil, y encontró muchas similitudes.

“Además, María Münzberg nos confirma que esta foto la sacó Hultreich Franz, quien era el fotógrafo oficial de la comunidad, antes de que apareciera también el belga Alfons Dierckx, lo cual lo vuelve más creíble”, asegura Reinaldo.

PERDIDAS. Hubo otras fotos de Josef Mengele en Itapúa, que habían sido tomadas por el fotógrafo belga Alfons Dierckx, pero el mismo contó que las tuvo que destruir a pedido del colono Alban Krug –el que dio refugio al médico nazi–, para no dejar rastros de su presencia en el lugar.

“En 1985 yo entrevisté al fotógrafo Alfons Dierckx, quien fue un soldado de las SS (organización de seguridad de Hitler) y él me confirmó que conoció a Mengele en la casa de Alban Krug, que le tomó varias fotos, pero las tuvo que destruir, así que esta foto que tiene María Münzberg en su poder es la única que se conserva, al menos por lo que sabemos”, dice Reinaldo.

Hay versiones de que otros colonos alemanes tienen más fotos de Mengele en Paraguay, pero prefieren seguir guardándolas en secreto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.