Tramo Cap. Bado – Santa Rosa

RUTA CAP. BADO SANTA ROSA POR FIN SE INICIA
El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), luego de la reevaluación de la licitación para pavimentar la ruta Santa Rosa-Capitán Bado, recomendó adjudicar a la firma Green el tramo dos. El consorcio de M&T y CIV, que fue descalificado, ahora pide impugnación.

El anterior comité de evaluación, encabezado por el viceministro Max Rejalaga, había recomendado la descalificación de la firma argentina Green con una errónea evaluación, al calificar con cero al ambientalista de la empresa, pese a que el profesional tenía 26 años de experiencia en el sector. Con eso, se quiso favorecer a M&T, de Julio Mendoza, y CIV, de Isacio Vallejos.

Posteriormente, el mismo ministro de Obras Públicas, Enrique Salyn Buzarquis, ordenó la reevaluación del proceso, por considerarlo irregular, y cambió íntegramente el comité verificador. El nuevo grupo recomendó la adjudicación a Green, por tener el mejor precio en el tramo dos, G. 111.697 millones, y no poseer objeciones sustanciales.

Así también, recomendó adjudicar la obra uno a EDB Construcciones, por G. 143.537 millones; la tres a Ecomipa, por G. 160.599 millones; y la cuatro al consorcio de Talavera y Ortellado y Construpar, por G. 120.494 millones.

Sin embargo, luego de enterarse de este resultado, el consorcio de CIV Y M&T envió una extensa nota al MOPC en la que pidió la impugnación de la oferta de Green y su directa descalificación, argumentando que esta firma “ha falseado la información para alcanzar los ratios (de solvencia) requeridos por la licitación”.

Incluso, este consorcio envió una copia de esa nota a nuestro diario, del balance de Green del año 2011 y de un formulario con el resumen de su situación financiera. Llama la atención que Vallejos y Mendoza hayan conseguido datos que solo el MOPC le pudo haber dado y se presume que el mismo Rejalaga fue responsable de la fuga de documentos.

Pero más allá de ese importante detalle, que muestra la conexión que sigue habiendo entre las oferentes descalificadas y el ministerio, lo que es importante analizar es la acusación. Esta dice que Green declaró tener $ 339,5 millones en el activo corriente, cuando en realidad posee $ 238.7 millones.

No hay discordancia

ABC consiguió los documentos de Green para cotejarla con la CIV y M&T, y verificó que, en realidad, no hay disparidad en la declaración de la firma acusada, sino que los $ 238,7 millones se refieren al balance de 2011, mientras que los US$ 339,5 millones, hasta setiembre de 2012.

Hubo un error de forma de Green, al colocar en uno de los formularios, folio 104, el “año 2011”, cuando en realidad debía ser 2012. Pero en la siguiente página (y esto no cuentan M&T y CIV), folio 104 bis 1, se detallan los montos de cada año y posteriormente se adjuntan los balances.

Finalmente, el MOPC decidió descartar en 2012 y solo tomó 2011 para hacer su análisis; aún así, la firma en cuestión califica. Según los datos, el ministro Buzarquis está de acuerdo con la nueva evaluación, con lo que se descartaría la oferta de Mendoza y Vallejos, pese a las presiones que intentan ejercer en la cartera de Estado.

La inversión

Las adjudicaciones a Green y las demás firmas fueron enviadas al organismo financiador de la obra, Fonplata, que otorgó un crédito de US$ 97,9 millones, más contrapartida local de US$ 24 millones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.