Temen que EPP insista en canjear a criminales presos por secuestrados

La Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) teme que el grupo criminal Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) insista una vez más en la excarcelación de sus cómplices presos a cambio de la liberación de los dos secuestrados que tienen en su poder, el menor Arlan Fick Bremm (16) y el policía Edelio Morínigo Florenciano (25). Esto se presume luego del primer intento fallido propuesto por el condenado Alcides Oviedo Brítez y que, según el Gobierno, fue propiciado deliberadamente por activistas de derechos humanos.
Luego del secuestro del suboficial 2° Edelio Morínigo Florenciano, ocurrido el 5 de julio pasado en un monte de la estancia “Macchi Cue” de la localidad de Arroyo de Oro, distrito de Horqueta, los organismos de seguridad están expectantes de nuevo a un posible condicionamiento del EPP para dejar en libertad a sus víctimas.

Varios oficiales afectados a los operativos respondieron ayer que si es que con Arlan como rehén se atrevieron a chantajear al Gobierno, los criminales ahora tendrán incluso más confianza en exigir un canje considerando que también tienen a un uniformado en su poder.

De hecho, el “manual de procedimientos” de la banda armada, redactado en prisión por el “comandante en jefe” del grupo, Alcides Osmar Oviedo Brítez, habla no solo del secuestro de civiles, sino también de policías, autoridades judiciales y políticos.

De acuerdo con la versión del ministro del Interior, Francisco de Vargas, el servicio de inteligencia de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) asegura que Arlan sigue vivo. En cambio, de la situación del policía nada se sabe de momento.

No negociar con terroristas

La presión para el Gobierno del presidente de la República, Horacio Cartes, sería extrema en el caso de que el EPP, efectivamente, haga su exigencia en los próximos días, ya que el Mandatario se verá obligado a pisar sobre su propia palabra, ya que al asumir el poder había asegurado que los secuestradores no le marcarían la hoja de ruta.

Sin embargo, la necesidad de descomprimir las críticas acumuladas por los dos secuestros en curso podrían obligar al Gobierno a acceder de alguna manera al chantaje del EPP, pese a que la misma Constitución Nacional prohíbe al Estado negociar con terroristas.

Poca esperanza

En la zona norte del país, prácticamente se da por descartada la posibilidad de una liberación de los dos secuestrados y un eventual operativo de rescate también se torna casi imposible, porque los policías y militares no tienen siquiera la mínima idea de dónde podrían estar los criminales.

De las deducciones que hacen los uniformados, lo único que se puede asegurar es que, si es que Arlan y el policía siguen vivos, están retenidos por células distintas del EPP, aunque siempre en el mismo triángulo que se forma a partir del cruce de las Ruta III y V, entre las ciudades de Horqueta, Yby Yaú, Azote’y y Tacuatí, que son las principales áreas de desplazamiento de la banda criminal responsable de numerosos plagios, asesinatos y destrucciones en los últimos tiempos. FUENTE ABC

Deja un comentario