¿Qué pasó en Curuguaty?

La pregunta tiene un significado de repudio a la justicia por parte de aquellos que consideran que se lleva adelante un proceso parcialista con vistas a condenar a personas inocentes y encubrir a los verdaderos autores que íntimamente estarían relacionados con lo que ocurrió después, que fue la caída del gobierno de Fernando Lugo.

Así como están las cosas, la pregunta está bien formulada.

Es innegable que la investigación fiscal no llena, no convence.

Once campesinos y seis policías, entre los que también se encontraban personas originarias del interior del país, murieron en un enfrentamiento, en el que de por medio estaban una orden judicial y la reivindicación por un pedazo de tierra.

Si hay algo que está muy claro porque la tecnología así lo permitió, es que una dotación policial fue a cumplir una orden judicial para verificar el lugar ocupado que eran las tierras de Marina Cue.

Lo que se ve en la filmación es que el comisario Erven Lovera, al frente de un pelotón de policías, iba a intentar persuadir a los ocupantes de esas tierras a que las abandone, en forma pacífica.

Lovera y todo el primer grupo de policías acudieron desarmados hasta la ocupación y con las manos en alto. Sin embargo, no tuvieron tiempo de dialogar porque fueron recibidos a balazos.

A partir de ahí se convirtió en un todos contra todos.

Luego vino lo del juicio político a Lugo, quien dicho sea de paso, inexplicablemente premió con el cargo de comandante de la Policía Nacional al comisario general Arnaldo Sanabria, quien era el oficial de mayor jerarquía y por ende el de mayor responsabilidad en esa operación que terminó en una tragedia.

Esta es la hora que se quiere llevar a la discusión la legalidad de la posesión de las tierras, una cuestión que se tiene que investigar, pero que de ninguna forma debe tapar los crímenes que ocurrieron aquel fatídico 15 de junio.

Nadie está preso. Los pocos procesados están en sus casas luego de una huelga de hambre que se le fue de las manos al Estado y así como ellos dicen que son víctimas de una injusticia, lo mismo afirman –y con razón– los familiares de los policías asesinados.

De por medio se ve una justicia desorientada y débil, proclive a las presiones políticas que puedan favorecer.

Diecisiete muertos en pocas horas, ningún preso. ¿Qué pasó en Curuguaty? fuente abc

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios