La gran sequía afecta el paisaje natural de las Cataratas del Yguazú

De 1.500.000 litros de agua por segundo ahora se precipitan solo 600.000 litros, haciendo relucir las piedras y vegetación en el lugar.

Desde esta semana se puede observar un notable cambio en el paisaje natural de las Cataratas del Yguazú, ya que los niveles de agua se redujeron considerablemente debido a la sequía en la región.

Según el informe de prensa del Parque Nacional Yguazú, las cascadas tenían normalmente 1,5 millones de litros de agua por segundo, en la zona de Foz de Yguazú, y ahora se redujeron a 600.000 litros, desde el pasado lunes 17 de febrero.

Al observar la maravilla natural se puede ver que varias caídas de agua desaparecieron y con ello se modificó totalmente el paisaje que los turistas acostumbran a observar en el lado brasileño de las cataratas.

Uno de los casos bien notorios son las piedras que están a pocos metros de la Garganta del Diablo, que quedan bajo agua cuando el nivel es normal, pero ahora se ven a simple vista. “Esta oscilación produce erosiones en los barrancos y genera otros problemas ambientales”, dijo Pedro Fogaça, del PNI.

Los efectos de la sequía en la región también pueden afectar la cadena alimentaria de peces de los ríos Paraná e Yguazú, además del ciclo de reproducción de yacarés, tortugas y especies acuáticas, que dependen del nivel del cauce para su supervivencia, según los expertos.

El bajo caudal hídrico de las Cataratas del Yguazú no impide la presencia de turistas en el lugar. Diariamente llegan miles de personas de varios puntos del mundo para observar una de las 7 maravillas naturales del planeta.

EXTREMOS Los efectos climáticos producen modificaciones extremas en el paisaje de las Cataratas del Yguazú, pues ahora con poca agua se observan piedras y mucha vegetación que cuando el nivel del cauce se normaliza quedan escondidos.

Al contrario. En el mes de junio del año pasado, por las excesivas lluvias el nivel de agua en las cataratas tuvo un récord y llegó a 15 millones de litros por segundo en sus cascadas. Por ello, se tuvieron que cerrar algunas de las pasarelas de recorrido por seguridad de los turistas.

USINAS. Los encargados del Parque Nacional que alberga a las cataratas dijeron que la cantidad de usinas hidroeléctricas instaladas en los ríos Yguazú y Paraná también contribuyó a la menor cantidad de agua en las cascadas del curso hídrico.

Esto fue desmentido por Hugo Zárate, superintendente de Operaciones de Itaipú, quien dijo que el uso de aguas en la usina no modifica el régimen de caudales en los ríos. “Todo se debe a la falta de lluvias, únicamente”, precisó el funcionario.

El caudal del río es regulado por las usinas, porque si fuera por el régimen natural el nivel de las aguas sería mucho menor, según el profesional. Son 37 usinas aguas arriba de Itaipú y 5 en el trayecto del río Yguazú.

antes al parque no disminuyó a pesar de todo.

Fuente UH

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios