Asaltante que tomó de rehén a una familia rezó con su víctima

La habitualmente tranquila comunidad de Santa Rita fue sacudida el pasado miércoles con un violento hecho de asalto con toma de rehén, con un saldo de dos delincuentes abatidos por la Policía. Al tiempo de ser uno de los atracos más mediatizados, ya que los asaltantes hablaron por radioemisoras locales y del Brasil, y se transmitió en vivo por varios medios de comunicación, la negra jornada tuvo ribetes pintorescos, como que uno de los asaltantes se puso a rezar con su víctima. Ozielo Rizzo reconoció ayer que siempre se encomienda a Dios antes de sus atracos “para que todo salga bien”.

Por su parte, Ivaldino Vivián, el productor que fue víctima del asalto, dijo que estuvo maniatado durante casi nueve horas y que en todo momento temió por su vida y la de sus allegados. Ya un poco más tranquilo, Ivaldino Antonio Vivián relató ayer, con detalles, el difícil día que soportó toda su familia el pasado miércoles cuando quedaron como rehenes de los asaltantes que atacaron su vivienda. “Me levanté como todos los días poco más de las cinco. Como a las siete y media salí con destino a mi chacra que está a unos 30 kilómetros, y cuando faltaban diez kilómetros para llegar, los asaltantes me abordaron y ahí comenzó todo. Fue un día muy difícil”, relató. Dijo que fue interceptado por cuatro hombres, con armas largas y cortas, tres subieron con él en su camioneta y uno lo siguió en el auto, un Toyota Corolla. “Me dijeron que sólo querían la camioneta y nada más. Sabían mi nombre y que tenía otra camioneta por lo que regresamos a mi casa. Nos ataron a todos y ya cuando iban a salir se encontraron con la Policía, no se quién les avisó.

Cuando dos de ellos cayeron abatidos regresaron al interior de la casa, en medio del tiroteo. Allí, desataron a mi esposa y a la empleada, pero a mí me tuvieron maniatado por casi nueve horas”, agregó. No obstante, a pesar de temer perder su vida si la policía decidía entrar, Ivaldino dijo que los asaltantes en todo momento les trataron bien. “Les ofrecimos agua, comida y dijeron que sólo querían salir bien. Revisaron toda la casa, les abrí mi cofre pero sólo tenía documentos porque no tenemos dinero en la casa. Vamos a salir en un rato y ustedes se van a quedar acá tranquilos nos decían, pero luego pasaron varias horas porque querían salir vivos y tenían miedo”. Vivián reside desde hace 40 años con su familia en Paraguay y señaló que es la primera vez que son víctimas de asalto, desde que llegó al país. Relató que durante todo el tiempo de cautiverio temía por su vida y la de su familia; si la Policía entraba todo iba terminar de la peor manera. William Vivián, uno de los hijos de las víctimas quien participó de las primeras negociaciones con los malvivientes, dijo que los asaltantes se mostraron muy agresivos. “Eran muy violentos verbalmente. Me dijeron que si la Policía entraba iban a matar uno a uno a mis padres y que nos iban a tirar sus cuerpos. A los demás les decían que sólo querían salir pero a nosotros que estábamos en la sala de negociaciones nos decían otra cosa, porque en verdad querían escapar utilizando a mis padres”.

William también se mostró sorprendido de la actitud de los delincuentes, quienes por un lado proferían amenazas y por otro lado demostraban un buen trato con sus rehenes, al punto que uno de ellos se puso a rezar con la señora Alice. “Dentro de todo, uno era muy bueno, según dijeron y hasta rezó con mi mamá”, señaló. En efecto, uno de los asaltantes que participó del intento de robo con toma de rehén reconoció ayer que rezó con unas de sus víctimas para que todo salga bien. Se trata de Ozielo Rizzo de Sa, quien afirma que siempre reza antes de los asaltos para que nada le pase a su grupo y ni a las víctimas. Los brasileños Ozielo Rizzo de Sa y Carlos Henriquez Silva Candido Tavares mantuvieron de rehenes a tres miembros de una familia por más de ocho horas el miércoles. Esto luego de que intentaran robar dos vehículos del dueño de casa. La pareja integrada por Ivaldino Antonio Vivián (61), Alice Vivián (56) y la empleada de la casa Ana Paula Silva (23), estuvieron por más de ocho horas en poder de los asaltantes, hasta que tras largas negociaciones, éstos decidieron liberarlos y entregarse a la policía. Durante el atraco, dos malvivientes que participaron del asalto murieron durante el enfrentamiento con la Policía.

Fonte vanguardia

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios