Una madrugada de terror la vivieron pobladores de dos barrios de Luque

La tan esperada lluvia que aplacara el intenso calor, finalmente llegó anoche con toda su fuerza en Asunción y el resto del departamento Central. La caída de agua no fue bienhechora para los pobladores del asentamiento San Pedro II de Mora Cué y del 4º Barrio de Luque.

En esos dos barrios, la tormenta causó estragos entre los pobladores, quienes impotentes vieron como sus casas fueron inundadas por el agua y derribó muros de contención en el 4º Barrio, obligando a los lugareños a buscar refugio en lugares más altos, reportó este miércoles el periodista Víctor Ruiz.

La situación más crítica se vivió en el asentamiento San Pedro II, donde un arroyo se desbordó e inundó las precarias casas de la zona e incluso algunas se desplomaron.

Una vez más los Bomberos Voluntarios de Luque, apoyados por unidades de otras zonas, tuvieron una encomiable tarea. Desafiando a la fuerte lluvia y al peligro, rescataron a niños, mujeres y ancianos que quedaron atrapados en los lugares inundados.

Aproximadamente a las 5:00 de este miércoles, aproximadamente 30 niños estaban en el hospital de Luque, a donde llegaron mediante los bomberos. La mayoría de ellos estaban mojados y tiritando de frío.

REPERCUSIONES

Nelson Benítez, poblador del asentamiento, comentó que con cada lluvia tienen problema con el arroyo de la zona. Manifestó que la situación se agravó cuando los líderes vecinales tuvieron problemas con los dueños de un frigorífico que está en el sitio.

“Los dueños construyeron un muro y ahora el agua viene directo hacia el asentamiento; mi casa se inundó por completo, lo poco que tenía se fundió, mi heladera, mi cama, mi radio quedó bajo agua”, comentó Benítez.

María Liz Espínola, pobladora del asentamiento, fue rescatada con sus tres pequeños hijos, quienes estaban completamente mojados, tenían frío y lloraban por el susto. “Ojalá no se enfermen y que las cosas que tengo en la casa no se hayan descompuestos”, indicó.

La vecina acotó que su marido quedó en la casa, para evitar que ladrones roben sus pertenencias. Los bomberos quedaron en las zonas afectadas, para continuar con la asistencia a los afectados.

ASUNCIÓN

Ls calles de Asunción prácticamente se volvieron arroyos, debido a los raudales formados por la caída del agua. Montón de basuras se observó por la corriente del vital líquido.

Las personas que madrugaron para asistir a sus puestos de trabajo, no pudieron evitar mojarse, según el reporte del periodista Víctor Ruiz.

fuente:abc

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios