Poesía dedicada a la señorita Lidia Ríos Alegre DE YPEJHU, año 1978.-

MI LIDIA (Poesía)
Mi guitarra me acompaña a cantarte hoy en tu día
Implorando a vos mi vida epu`ã torohecha
Se aproxima la aurora aclarando ya el día
Ndéveko ha`e mi Lidia epaymi torohecha.
No quiero que te enojes por perturbar tu sueño
Hoy me siento ya enfermo ndajuimíro rohecha
Me consuelo desde ya nderováre ama`êro
Che mbarakándie ha`évo rojuha nde saluda.
El silencio me aflige de querer verte mi vida
Ya no puedo en vida soportar mi aflicción
Aprovecho la ocasión para verte hoy mi Lidia
Este día ningo nde día felicidad mi corazón.
Repitiéndote mil veces que no puedo más vivir
Sin tí es imposible de andar así sufrir
Y por eso yo te juro que mi amor es tan profundo
Ndaiporiha en el mundo otra nderekoviarã.
Mi promesa es sagrada como nuestra religión
Te llevo dentro de mi corazón a tí mi Lidia querida
El testigo de mi vida mi guitarra está presente
Ro`adoráva fielmente kuñataî jukyete.

Letra: Víctor Quintana
Este humilde poeta que se resiste heroicamente a entregar el oro, hoy cumple 85 años floridos de vida.
Para quien no le conoce, se trata de Víctor “Nenito” Quintana, autor de un sinfín de composiciones épicas, elegíacas y líricas, como Ypehû Poty, Rohayhúgui Itanarã, A Villa Ygatimi, Ndéve Ğuarã Kuruguaty, Guyrami Imba`embyasýva, entre otras.
Durante el año 2003 había sufrido un devastador derrame cerebral que lo dejó semiparalítico, desde entonces, justo en el preciso momento en que se disponía a ensayar la grabación de una serie de obras musicales folclóricas genuinamente de su propiedad.

FOTOS INMORTALES

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.