La Ruta de la Mentira se convierte en una realidad después de décadas de promesas

El asfaltado de la Ruta Nacional Nº 13, que une Caaguazú con Vaquería, de 64 km de extensión, más conocida como “Ruta de la Mentira”, será inaugurado mañana martes 17 de marzo, a las 10, con la presencia del presiente de la República, Horacio Cartes. El acto tendrá lugar en la “Plaza de la Concordia”, en la ciudad de Yhú, una de las localidades beneficiadas por esta obra.

El presidente Cartes, en una de las visitas de inspección a la obra, la había bautizado como “Ruta de la Verdad y la Esperanza”.

Esta obra, que se inició a mediados del 2010, tuvo su mayor porcentaje de ejecución en el gobierno del presidente Cartes. Es decir, mayor avance en menor tiempo. La ruta tendrá continuidad hasta Ypehú, en la frontera con Brasil. El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) ya adjudicó las obras para el asfaltado del tramo Vaquería-Empalme Ruta 10, y también Curuguaty-Villa Ygatymí-Ypehú.

La Ruta 13, de 64 km de extensión, que une Caaguazú, Yhú y Vaquería, es más conocida como “Ruta de la Mentira” por las numerosas promesas incumplidas que soportó en sucesivos gobiernos. Las promesas de asfaltar esta ruta se remontan hasta 50 años atrás, según el actual intendente de Yhú Arturo Jara.

Esta fue una de las 150 obras que se resintieron o estuvieron paradas en su ejecución cuando asumió el gobierno de Cartes y fueron reactivadas gracias al reordenamiento administrativo y financiero emprendido por el actual ministro de Obras Públicas y Comunicaciones Ramón Jiménez Gaona.

En agosto del 2013 las obras estaban prácticamente paralizadas o avanzaban muy lento y el MOPC adeudaba a las empresas contratistas casi USD 10 millones. La actual administración regularizó los pagos y los trabajos avanzaron aceleradamente.

Desde que se inició el asfaltado de la ruta a principios del 2010 hasta agosto de 2013, en el primer tramo solo se tenía un avance del 22%, mientras que en el segundo tramo se tenía un avance del 40%.

En 18 meses de gestión del actual Gobierno, se avanzó más que en 3 años.

Las empresas contratistas informaron que alrededor de 400 personas, 150 de ellas provenientes de la zona de obras y más de 200 máquinas viales y 100 camiones sumaron sus esfuerzos y conocimientos técnicos para terminar esta obra que hoy permite unir Caaguazú con Vaquería en 35 a 40 minutos cuando anteriormente llevaba alrededor de tres horas con buen tiempo.

Entre las obras adicionales, autorizadas por el MOPC, cabe destacar el cambio de 4.000 metros de cañerías de agua potable gestionados por las Comisiones de Saneamiento de Yhú y Vaquería. Además se pavimentaron calles de las ciudades de Caaguazú, Yhú y Vaquería y el acceso al Hospital Indígena.

El historial de promesas incumplidas. Las promesas de asfaltar la ruta Caaguazú-Yhú-Vaquería se sucedieron desde la caída de la dictadura en 1989, incluso antes, según el intendente de Yhú.

En el 2008, el proyecto de pavimentación de la ruta estaba incluido como componente del préstamo del BID Nº 1822/OC-PR, pero no contaba con diseño. La ejecución del diseño se contrató con recursos del préstamo.

A mediados del 2009, el entonces ministro Efraín Alegre apuró los procesos para la adjudicación de la obra y prometió a los pobladores dar inicio a la misma. El primer tramo de 32 km se licitó a mediados de 2009 y a fines de ese año se adjudicó al Consorcio COTAFEL, una asociación de las empresas COINCO, Tapé Guaraní y el Ing. Sigfrido Feldmann. En el 2010 se licitó el segundo tramo _ de 32 km_ y también fue adjudicado al consorcio COTAFEL, iniciándose los trabajos en el primer semestre de 2010.

A principios del 2011, a menos de un año de la firma del contrato, el consorcio COTAFEL empezó a evidenciar debilidades administrativas y tras la salida de Efraín Alegre del MOPC en junio de 2011, su sucesor, el Gral. Pérez Bordón decidió la rescisión de ambos contratos.

Los trabajos se reanudaron en setiembre de 2012. La construcción del primer tramo estuvo a cargo del Consorcio Caaguazú, integrado por las empresas Benito Roggio e Hijos, TOCSA, Tecnoedil, Construpar y Heisecke; mientras que el segundo tramo estuvo a cargo del Consorcio Vaquería, integrado por las empresas ConcretMix S.A., Ocho A S.A. Construpar S.A. y Constructora Heisecke.

Deja un comentario