Coco Bernal Maíz, otro del EPP y un militar mueren en tiroteo en Azotey

Uno de los abatidos es líder de una de las células que opera en el sur del primer departamento. Al fugarse, los demás agresores tomaron de rehén a un colono de 16 años, quien está desaparecido.

AZOTEY – CONCEPCIÓN

Bernardo Coco Bernal Maíz, uno de los cinco máximas cabecillas del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), fue abatido anoche junto con otro miembro del grupo terrorista en un enfrentamiento con efectivos de las fuerzas de seguridad, en la zona de Paso Tuyá, departamento de Concepción. También un militar perdió la vida en el tiroteo, confirmó el ministro del Interior, Francisco De Vargas.

En la huida, el resto del grupo rebelde llevó de rehén, utilizándolo como escudo humano, a un menor de 16 años de edad, de nombre Arlen Zit, hijo de un colono brasileño.

Los fallecidos, además de Bernal Maíz, son Claudelino Silva Cáceres, hijo de Lucio Silva, y el vicesargento primero Hugo Monges.

Sobre el enfrentamiento, el ministro De Vargas calificó como un “duro golpe (asestado) al grupo criminal”.

Para el ministro, tanto Bernal Maíz como Silva “son parte de los que podemos denominar gente del primer anillo”, destacó en comunicación con Radio Monumental.

Enfrentamiento. De acuerdo con los datos proporcionados por el secretario de Estado como por el jefe de Policía de Concepción, comisario Gerardo Sosa, la balacera se produjo cuando un grupo de policías y militares que persiguen en la zona al EPP acudieron a un llamado de alerta sobre un robo domiciliario de un productor brasileño, cerca de las 19.30.

Personal de las Fuerzas de Tareas Conjuntas que estaban realizando un control rutinario en inmediaciones de la comisaría de Paso Tuyá, cuando en la sede policial se recibió la llamada telefónica.

Un contingente de policías y militares fue hasta la zona donde se habría originado el asalto. Sin embargo, a unos 6 kilómetros aproximadamente de la comisaría de Paso Tuyá, la caravana fue emboscada por los miembros del EPP, quienes dispararon desde un monte, al costado del camino vecinal, contra la primera patrullera en la que iba el vicesargento primero Hugo Monges.

Los uniformados respondieron a los disparos y en el tiroteo resultaron muertos Bernal Maíz y Silva. Junto a sus cuerpos quedaron dos armas de fuego, un Magnun 3,57 y una pistola 9 mm, según menciona el informe policial.

Los demás miembros del grupo criminal, en su huida, se llevaron de rehén y utilizándolo como escudo al menor Arlan Zit.

Los policías y militares realizaron un rastrillaje por la zona, pero no ingresaron en la parte boscosa por temor a ser emboscados.

Coco Bernal Maíz tenía orden de captura internacional por actos de terrorismo, junto con su hermano Antonio Bernal Maíz, y por el homicidio de la tía de ambos, Eusebia Maíz.

El homicidio de la hemana de la madre de los dos rebeldes ocurrió en la noche del 4 de setiembre de 2012, en la vivienda de la víctima y delante de sus tres hijos de 11, 5 y 2 años de edad, respectivamente.

El acto criminal fue brutal, ya que los terroristas le tomaron a Eusebia, de 32 años, le metieron en la boca un explosivo y le hicieron reventar la cabeza.

La crueldad con que actuaron con la tía fue comparable solo a los crímenes cometidos por soldados del narcotráfico.

Las muertes de Bernal Maíz y Silva se suman a las tres bajas importantes que tuvo el EPP en mano de las fuerzas del orden, que son: Severiano Martínez, alias “Jota”, abatido el 28 de julio del 2010 en Agua Dulce, Chaco Paraguayo; Gabriel Zárate Cardozo, alias “Comandante Simón”, quien perdió la vida el 3 de septiembre de 2010, cuando agentes del Departamento Antisecuestro de Personas (DASP) y su grupo de élite Fénix llegaron hasta la célula del EPP en Sidepar, Departamento de Canindeyú; y Nimio Cardozo Cáceres, alias “Comandante Homero”, caído en un campamento de Jhuguá Ñandú, durante un enfrentamiento ocurrido el 24 de septiembre del 2010.

Por otro lado, esta es la tercera baja para los militares con la muerte del vicesargento primero Hugo Monges.

Los dos primeros decesos se produjeron el 8 de diciembre de 2013 cuando las FTC encontraron un campamento en el Asentamiento Núcleo 5, en Arroyito. fuente UH

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios