Chofer de “Neneco” cuenta cómo fue crimen de Pablo

El chofer de la Municipalidad de Ypejhú, Arnaldo Javier Cabrera López, de 37 años, fue capturado ayer por la Policía en su escondite en un monte de la referida ciudad del departamento de Canindeyú.

Luego confesó ser uno de los autores materiales del crimen del periodista de ABC Color Pablo Medina Velázquez (54) y de la acompañante de este, Antonia Maribel Almada Chamorro (19). También confirmó que el exintendente Vilmar “Neneco” Acosta Marques ordenó el asesinato.

Arnaldo Javier Cabrera López, quien el 24 de setiembre de 2013 había sido nombrado, resolución mediante, como chofer en la Municipalidad de Ypejhú, fue capturado ayer alrededor de las 06:30 en un campamento improvisado de la Sexta Línea de la colonia Americano Cue, a 15 kilómetros en línea recta de la narcoestancia “Dos Naciones”, perteneciente a la familia Acosta Marques, aunque ya no muy lejos de la ciudad de Itanará, siempre en el departamento de Canindeyú.

El operativo fue ejecutado por personal de la comisaría 6ª de Ypejhú, a cargo del comisario Sebastián Ramírez Delgadillo, y apoyado por el Grupo Especial de Operaciones (GEO).

Cabrera López, quien ya registraba una orden de captura anterior por robo agravado, era rastreado hace varios días por un equipo especial de inteligencia de la dirección de Apoyo Técnico, dirigido por el comisario general inspector Críspulo Sotelo, uno de los encargados de la pesquisa.

Según la investigación del Ministerio Público y de la Policía, inicialmente Cabrera López aparecía solo como cómplice, ya que a su nombre se habían activado la mayoría de los chips que utilizaban los tres principales involucrados.

Se trata de su jefe, el ahora exintendente de Ypejhú Vilmar “Neneco” Acosta Marques (39); el hermano mayor de este, el sicario Wilson Acosta Marques (43); y el sobrino de los dos últimos el matón Flavio Acosta Riveros (29).

DICE HABER DISPARADO

Sin embargo, el curso de la pesquisa ahora dio un repentino giro, ya que ayer el propio detenido, en una conversación exclusiva con ABC Color, dijo haber disparado la pistola calibre 9 mm con la que murieron Pablo y Antonia, en una emboscada materializada en la colonia Itanaramí de Villa Ygatimí, el 16 de octubre pasado.

Arnaldo Javier Cabrera López aseguró haber consumado el doble homicidio junto a Wilson Acosta Marques, quien utilizó una escopeta calibre 12.

EL “CAMPANA”

En cuanto a Flavio Acosta Riveros, quien era señalado por los investigadores como el segundo matón, junto a Wilson, el chofer explicó que en realidad se encargó de seguir a Medina Velázquez desde frente a su casa de la colonia Ko’ê Porã y hasta la localidad de Crescencio González, en el límite con el departamento de San Pedro, donde nuestro compañero hizo una nota sobre el ataque de plagas a los cultivos de mandioca.

UN NUEVO INVOLUCRADO

Siempre según la confesión del chofer, luego de matar a Pablo y a Antonia, él y Wilson fueron recogidos de la escena del crimen por Lorenzo Acosta Marques, de 35 años, alias “Totoi”, otro de los hermanos de Vilmar y de Wilson.

De este modo, el autor confeso delató a otro nuevo involucrado, quien a partir de este testimonio podría ser imputado hoy mismo por el equipo de fiscales que sigue la causa y que está integrado por Sandra Quiñónez, Lorenzo Lezcano y Cristian Roig.

La supuesta participación de “Totoi” Acosta Marques, al menos hasta ayer, ni siquiera era sospechada por los investigadores, por lo que la extensa confesión preliminar del chofer Cabrera López ahora resultará determinante para conseguir una elevada condena en caso de que sean capturados los otros.

El detenido fue traído ayer a Asunción, vía aérea.

Fuente abc

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.