“Nos apuntaron con una enorme ametralladora”

La banda que detonó un cajero automático en Ñemby generó zozobra entre los pobladores de la zona, quienes debieron encerrarse en sus viviendas. “Nos apuntaron con una enorme ametralladora y corrimos a encerrarnos en la casa”, relató una testigo.

Una de las personas que presenciaron el asalto de anoche indicó que la banda que detonó el cajero automático en Ñemby estaba compuesta por al menos cinco delincuentes. Comentó que ella y otros lugareños se encontraban en las inmediaciones cuando, repentinamente, escucharon una fuerte explosión. Se trataba del aparato de expendio de billetes ubicado al costado de la gasolinera Copetrol, que también fue atracada.

Ante el estruendo, “pensamos que era un accidente y cuando salimos al portón ya estaban cinco camuflados”. Al percatarse de la presencia de terceros, los malvivientes empezaron a disparar. “Nos apuntaron con una enorme metralleta y nos jugaron un tiro (sic) y ahí corrimos al fondo y nos encerramos”, detalló.

Los testigos decidieron llamar a la Policía. “Depués de la llamada, (los agentes) llegaron, pero ya nos encerramos totalmente porque nos tenían apuntando el arma (hacia la casa)”, insistió. Comentó que incluso los taxistas de la zona se encerraron en sus vehículos mientras todo pasaba. A su vez, cualquiera que se aproximaba al lugar -sin saber qué estaba ocurriendo- era tirado al suelo boca abajo. “La gente estaba toda tirada al piso, los empleados de Copetrol, más los que estaban ahí, todos fueron tirados al piso”, refirió.

Comentó que todos los asaltantes actuaron con pasamontañas. Por la contextura, señaló que se trataba de personas altas, delgadas y de tez morena. “Todo ocurrió rapidísimo; se ve que estaban trabajando desde adentro y tenían prácticamente todo listo desde antes”, refirió. Inclusive momentos antes del golpe, perpetrado a las 22:00, una mujer intentó ingresar al cajero automático para extraer dinero, pero uno de los malvivientes “ya estaba trabajando adentro”. El delincuente se limitó a señalar que estaban “arreglando” el aparato para impedir el acceso, de acuerdo a relatos recogidos.

La testigo señaló que es la primera vez que los lugareños viven una situación de esta naturaleza en el barrio Mbocayaty de Ñemby. “Siempre vemos en la tele, pero ahora lo vivimos en vivo”, manifestó. Ante este suceso y las sucesivas explosiones anteriores a cajeros, expresó que “la verdad es un peligro ahora tener un cajero cerca de la casa”. “Nos arriesgamos la vida”, aseveró.

La mujer reafirmó que la banda planeó bien el golpe, dado que la Policía no pudo hacer mucho y todos lograron huir con parte del botín. Con lo que no contaban los asaltantes era con que el cajero atacado ya tenía instalado el sistema de entintado antirrobo, por lo que todos los billetes quedaron marcados y sin valor monetario alguno. Señaló la violencia con que actuó el grupo: “A esta gente no le importó nada; acá siempre transcurre gente y eso no les importó. Esto es un peligro para la sociedad”, expresó.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.