“Me erizó la piel ver lo que dejó la tormenta”

Los daños que dejó la tormenta del sábado 4 en Concepción llegaron a tal punto que “la piel se me erizó de solo pensar lo que vivió esa gente”, comentó Víctor Álvarez, de la Dirección de Meteorología.

El pronosticador comentó lo que le tocó vivir durante una visita a Concepción, el pasado martes, luego de la tormenta severa que azotó la zona el sábado 4. El fenómeno dejó dos muertos y más de 5.000 personas damnificadas.

Indicó que el punto de mayor daño se produjo en Horqueta, donde “lo que ocurrió fue algo sorprendente”. “Se me erizó la piel al ver cómo la tormenta dibujó prácticamente un camino en el monte”, refirió.

Señaló que igualmente los campos de cultivos quedaron prácticamente pelados. “El suelo quedó pelado con el paso del torbellino; lo que estaba plantado se fue. Me sorprendió que un mandiocal grande estaba totalmente pelado”, detalló.

Recordó que los lugareños aún se mostraban desesperados a tres días del fenómeno. “Haber visto eso fue realmente terrorífico, le mirábamos a la gente y la gente lloraba. La gente seguía lamentándose, seguía pidiendo socorro”, agregó.

Álvarez mencionó que los pobladores inclusive pudieron ver cómo la tormenta se les aproximaba, en medio de una gran impotencia. “La piel se me erizaba imaginándome lo que vivió la gente; vieron el embudo bajar el cielo”, expresó.

Al descender la tormenta a tierra, los pobladores vivieron entre 15 y 20 minutos de terror. “Fue como estar en una lavarropas, dijeron ellos”, indicó el especialista, quien estimó que la velocidad de los vientos casi alcanzaron los 200 kilómetros por hora.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.