Larga fila de objetores

Pese a que las autoridades señalaron el viernes que quedaba sin efecto la Ley del Servicio Militar Obligatorio, este lunes se formó una larga cola de jóvenes en la oficina de la Dirección de Objeción de Conciencia, en Asunción.

Cerca de 50 jóvenes formaban una larga fila que se extendía hasta la vereda de la oficina de la Dirección de Objeción de Conciencia, pese al frío, aguardando poder gestionar el certificado que los nomine como objetores de conciencia.

Pese a que la ministra de Defensa, María Liz García, dijo el viernes pasado que la ley 569/75 del Servicio Militar Obligatorio quedaba sin efecto, muchos son los jóvenes que comenzaron a gestionar sus respectivos documentos para declararse como objetores.

La advertencia lanzada la semana pasada por el general Migdonio Godoy de que se exigirá a las empresas que sus trabajadores tengan la baja militar o el certificado de objetores de conciencia, caso contrario se exponían a multas, generó todo tipo de polémica afectando a los trabajadores que no habían hecho el servicio militar.

A raíz de la exigencia, aumentó la cantidad de jóvenes que iniciaron las gestiones para declararse objetores de conciencia; muestra de ello, la larga fila observada en la oficina de Asunción.

La oficina situada en O’Leary entre Ygatimi y Jejuí atenderá hasta las 13:00 y los documentos se gestionan gratuitamente.

MIEDO A PERDER EMPLEO

Muchos de los jóvenes que estuvieron presentes en la Dirección de Objeción de Conciencia argumentaron que gestionaron por temor a perder sus empleos, pese a estar al tanto que ya no será un requisito para seguir en el trabajo.

Otros señalaron que fueron para tener todos los documentos en regla y un parte, por estar contra el Servicio Militar Obligatorio.

Según funcionarios de la citada dirección, hasta la fecha se han gestionado 400 certificados de objetores de conciencia.

Fuente: ABC COLOR

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.