La secretaria vip, el caso que reveló la corrupción y tumbó al contralor

El caso de Liz Paola Duarte Meza, la secretaria vip del contralor Óscar Rubén Velázquez Gadea, puso al desnudo la corrupción dentro de la Contraloría General de la República (CGR), donde percibía millonarias remuneraciones extras por trabajar 27 horas al día, y que desembocó ayer con la renuncia de su generoso jefe.

La novela sobre la corrupción de la Contraloría, que tuvo como principales actores al contralor y a su secretaria vip, además del gabinete, guardias y a directores de la institución, con el silencio cómplice de la subcontralora, Nancy Torreblanca, culminó con el capítulo final, la salida obligada de Velázquez de la institución, ante su inminente destitución de su cargo.

La secretaria vip y un grupo de privilegiados del gabinete del contralor, donde también estaba su sobrino, Eduardo Gadea, cobraban montos extraordinarios, justificándose en extendidas horas extras.

No negó. Sin negar lo sucedido en su gabinete, ni la culpa del caso y con una resistencia despiadada que se valió de varias maniobras para no caer, Velázquez finalmente se rindió ante la cuenta regresiva que le hacía el Senado con el juicio político por mal desempeño y se fue.

La investigación periodística que sacó a la luz a la reina de la Contraloría, la presión ciudadana, el peso de la Justicia que ya dio su primer mensaje con la imputación por estafa a Velázquez, y el juicio político que lo iba a destituir, forzaron la renuncia del contralor, que en la primera entrevista se había jugado por su secretaria, asegurando que se le “paga de acuerdo a lo que está acá, no de onda”.

Si bien Velázquez renunció pidiendo disculpas, pero a la vez delegando responsabilidades, principalmente a su segunda, cabe recordar que defendía con ímpetu a su gabinete alegando “los tres se quedan hasta más tarde”.

Ahora queda pendiente la suerte de la subcontralora Nancy Torreblanca, otro personaje de la novela, que con su silencio y sus firmas en la planilla de sueldos, como segunda máxima autoridad de la institución, avalaba los millonarios pagos a la cotizada rubia de la Contraloría, conocida como la secretaria vip del contralor.

Así también siguen silenciosamente atornillados a sus cargos los directores que canalizaban el proceso administrativo que permitía a la secretaria vip cobrar hasta G. 37 millones al mes, mucho más de lo que gana un ministro del Poder Ejecutivo, gracias a sus extendidas horas extras.

El sistema funcionaba de esta manera: Roberto García, director de Talento Humano, elaboraba la planilla de horas trabajadas; Celia Cardozo, directora de Auditoría Institucional, daba su visto bueno como correcto procedimiento y Luisa Almada, directora general de Administración y Finanzas, aprobaba los pagos con la venia de la subcontralora.

Autorizaciones. Todo el esquema se activaba con las autorizaciones que provenían del hasta ayer señor contralor, tal como lo llamaban sus directores. Velázquez solicitaba y autorizaba el pago de las millonarias horas extras a su secretaria vip, pedido fielmente cumplido de parte de los colaboradores.

La fiscala Victoria Acuña, agente que investigó e imputó por estafa al ex contralor, incluso sostuvo en su informe que Velázquez ya llegó a autorizar horas extras hasta diciembre del 2015 en beneficio de su secretaria vip, y su grupo de privilegiados.

La secretaria vip cobraba horas extras por trabajar desde las 05.00 hasta las 23.30, según la planilla elaborada por la administración de Velázquez. En los registros de la institución se justificaba que Duarte trabajaba incluso sábados hasta tarde y feriados.

Sin embargo, este diario accedió al vídeo de seguridad donde se evidenció que la asistente llegaba un sábado a altas horas de la noche acompañada de su mascota para marcar su horario de salida en la Contraloría.

Se probó además que la funcionaria estaba de vacaciones, fuera del país, mientras el reloj de la institución marcaba como horas de trabajo. Estos y otros hechos estratégicamente guardados, revelados luego, terminaron por tumbar a Velázquez del cargo de contralor.

fuente:UH

Deja un comentario