Incendio casi acaba con mercado de San Lorenzo

Un voraz incendio arrasó ayer con unas 200 casillas precarias del Mercado Municipal de San Lorenzo, además de varios centros comerciales. Los peritos atribuyeron el siniestro a la explosión de un transformador causada por conexiones clandestinas y una vez más se hizo sentir la escasez de bocas hidrantes en la zona para combatir el fuego. Las pérdidas económicas se estiman en un millón de dólares (casi G. 5.000 millones).

El fuego se inició a las 03:00 en el sector ubicado en la intersección de la avenida Julia Miranda Cueto con la calle General Caballero, conocido como el “Pasillo de la Alegría”. El angosto pasadizo se encuentra colmatado de centenares de casillas de venta de 1 x 2 metros, las cuales están repartidas en bloques con un techo común en cada uno.

Las primeras informaciones surgidas atribuyen la causa a la explosión de un transformador por sobrecalentamiento provocado por las múltiples conexiones clandestinas de las casillas, según fuentes. Otra versión señala que un comerciante de origen extranjero dejó en funcionamiento los artículos electrónicos de su negocio, lo que pudo ocasionar un cortocircuito.

“El foco fue en la avenida Julia Miranda Cueto y una vez iniciado el fuego se extendió con rapidez, como un efecto tubería, y arrasó con varias casillas hasta llegar a la ruta Mariscal Estigarribia”, explicó Roberto Alsina, propietario del edificio que arrienda a la casa comercial “Vargas” y que fue destruido por las llamas.

Los dueños de los locales comerciales fueron hasta el mercado y con desesperación sacaron todo lo que podían. En la mañana el fuego invadió algunos negocios del recinto, como el depósito de “Aldito Comercial”.

Falta de bocas de agua

Bomberos voluntarios de San Lorenzo, ciudades aledañas y la Policía Nacional acudieron de inmediato al sitio para tratar de contener el fuego. Sin embargo, tardaron unas ocho horas en controlar la situación debido a la falta de bocas hidrantes en el casco urbano.

El problema de la escasez de agua recién se solucionó con el envío de un camión cisterna con 10.000 litros, por parte de la Essap.

Así también, una providencial lluvia caída en la mañana contribuyó a evitar la propagación del fuego.

Deja un comentario