Hacienda pedirá veto a ley de Caja Bancaria para sentar jurisprudencia

El titular del Tesoro rechaza que se cargue al Estado el mal manejo administrativo de los gremios. Indicó que si acepta las modificaciones a la ley, el día de mañana se obligará al fisco a pagar daños a la Cajubi.

El ministro de Hacienda, Manuel Ferreira Brusquetti, adelantó que propondrá al presidente de la República, Federico Franco, el veto a las modificaciones de la ley que obliga al Estado a capitalizar la Caja Bancaria, no solo por el monto en juego, si no por el mensaje que brinda.

Para el ministro y gran parte de analistas del sector privado, no corresponde que a partir de un mal manejo de un gremio, se cargue todo sobre la espalda del Tesoro. Puso como ejemplo que a partir de este mismo caso, se plantee cargar al Estado los USD 176 millones que desaparecieron de la Caja de Itaipú (Cajubi), el día de mañana.

“Esto es una cuestión de principios en muchos casos. ¿Cómo nosotros vamos a dar dinero para una caja que se manejó mal? Todo el pueblo paraguayo tiene que pagar por unos cuantos que usaron mal el dinero. Ni siquiera hay nadie preso. Es un tema más de fondo que de monto, es un tema de principios. Creo que tenemos que aprender de estas cosas en el Paraguay y si generamos este tipo de incentivos, de que cada vez que la gente hace cualquier cosa, viene ‘Papá Estado’ y te salva. Me parece que la situación va a ser inmanejable en algún momento. Imagináte que te venga Cajubi ahora”, expresó.

En varias oportunidades, el Ministerio de Hacienda advirtió al Congreso que la modificación de la legislación de la Caja de Jubilaciones y Pensiones de Empleados de Bancos no debía ser aprobada porque, además de establecer un régimen de privilegio para los asalariados de ese sector, preveía inaceptables costos para el fisco.

SUBSIDIO. Al respecto, Hacienda había informado que la Caja Bancaria ya recibe un subsidio del Estado por USD 5,1 millones hasta el presente, y que con esta nueva legislación se iba a obligar al Tesoro a que además se haga cargo de la devolución del 50% de los aportes extraordinarios efectuados desde 2002 por los afiliados activos, jubilados y pensionados, estimado en USD 27 millones al tipo de cambio actual.

Ferreira Brusquetti insistió en que de cargarse al Estado con la pérdida de gremios mal administrados la situación sería caótica. “Hagan nomás cualquier cosa, roben nomás cualquier cosa, lleven nomás cualquier cosa, total después va a venir el Estado y te va resolver el problema. No estoy de acuerdo con ese tipo de cosas y el presidente de la República creo que tampoco”, reiteró.

A pesar de todas las explicaciones brindadas por el Tesoro, el Congreso hizo caso omiso a las advertencias y la Cámara de Diputados acompañó el jueves pasado la modificación del Senado a la ley de la Caja Bancaria, donde se establece la devolución del 50% del aporte que realizaron los jubilados para salvar la crítica situación del ente jubilatorio. Con la aprobación en Diputados (con modificaciones) del proyecto de ley que introduce cambios en la ley de la Caja Bancaria, el Tesoro deberá aportar a esta entidad previsional la suma de G. 118.321 millones a ser amortizados en diez años desde 2013.

CONTROL. En una visita que habían realizado directivos de la Cámara Paraguaya de Entidades Previsionales (Capep) al ministro Ferreira Brusquetti, el titular del gremio, Rubén Sosky, había propuesto crear una superintendencia de entidades previsionales de seguro, que marque las pautas de cómo controlar el manejo de las inversiones de los fondos jubilatorios.

PROBLEMA SE INICIÓ HACE UNA DÉCADA

La Caja Bancaria fue intervenida en el año 2002 debido a que se encontraba en quiebra técnica. Sin embargo, con la intervención de ese entonces no se pudo mejorar la situación debido a que el déficit que arrastraba tenía su origen en la propia ley orgánica de la entidad, que fue aprobada sin un estudio técnico sobre la factibilidad de la institución. La principal causa del deterioro de la situación financiera fue la jubilación a muy temprana edad y sin la suficiente cantidad de años de aporte. Los problemas de la entidad se aceleraron con las crisis financieras de 1995, 1998 y 2002/03, en que varias entidades salieron del sistema bancario y se redujo drásticamente la cantidad de aportantes. La Caja Bancaria tiene hoy alrededor de 9.342 aportantes.

 

Deja un comentario