Wisin: reguetón y algo más

El show de Wisin en Asunción fue corto, pero vino con fuerza más que suficiente para sacudir a miles de sus fanáticos en el Jockey Club.

Hace poco más de un año y medio teníamos a Wisin y Yandel, el popular dúo puertorriqueño de reguetón, actuando por última vez en Paraguay, en el Jockey Club de Asunción. La noche del viernes y madrugada de este sábado, el hipódromo volvía a tener a Wisin, esta vez sin Yandel pero con un show colorido y enérgico que pareció corto, pero que mientras duró hizo saltar, bailar y festejar.

El show del puertorriqueño, que llegó al país promocionando su nuevo disco El Regreso del Sobreviviente y se presentó en el marco de la fiesta de aniversario de la radio Estación 40 y Coyote Offsite, comenzó alrededor de las 23:45 del viernes, ante una multitud de miles de personas y con un clima más que favorable para el desenfreno.

Si la idea era empezar una fiesta, la elección de la primera canción, Que viva la vida, uno de los recientes trabajos como solista de Wisin, fue acertada. Enmarcando al cantante y su música se hallaban un imponente escenario con tres pantallas gigantes, sofisticados juegos de luces y efectos especiales, y un habilidoso equipo de bailarines.

Tras ese inicio alegre y festivo, Wisin se tiró al reguetón más pesado, el que caracterizó sus inicios profesionales, con otra de sus nuevas canciones, Heavy heavy, a la que siguió uno de los éxitos de sus tiempos de dúo con Yandel, Mírala bien.

Otro éxito de Wisin y Yandel, Rakata, puso de nuevo a bailar miles de fans, que celebraron de forma igualmente eufórica la interpretación de Noche de sexo. A continuación, Wisin invitó al escenario al reguetonero puertorriqueño O’Neill, con quien interpretó Uy uy uy y la más electrónica Nobody like you. A continuación, O’Neill se quedó con el escenario para él solo, interpretando La nena del caserío y Entre tú y yo.

Tras ese breve descanso, Wisin regresó bandera paraguaya en mano y, entre columnas de humo, retomó el mando del espectáculo con Mayor que yo, seguida de la muy popular Noche de entierro. Para interpretar Si te digo la verdad, Wisin volvió a reclutar a otro de sus compatriotas, el rapero Gocho, a quien luego cedió el protagonismo para que interpretara Desde el primer beso y Dándole, canciones de su autoría.

Tras esto, Wisin volvió una vez más para poner a bailar a su público con Pam pam y Baby Danger.

El espectáculo entraba en su recta final y el sonido cambiaría radicalmente del reguetón más tradicional a uno empapado en sonidos más ajustados a la música dance, de esos que parecen hechos para una discoteca. Lógicamente, eran temas de cosecha más reciente.

El “encore” de la noche consistió en Control, el sonido aún más dance del tema lanzado con Yandel Algo me gusta de ti y, para cerrar la jornada, el infaltable “hit” actual del puertorriqueño Adrenalina.

El sonido ensordecedor del sistema de audio, el público saltando en sincronía, el impresionante juego de luces, el trabajo de los incansables bailarines y una lluvia de confeti dieron un marco espectacular a esos últimos instantes del show.

Fuente: ABC

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios