VIERNES DE DOLORES O VIERNES DE PASIÓN, UNA ANTIGUA CELEBRACIÓN MARIANA.

La Iglesia Católica recuerda en la fecha, Santa María junto a la Cruz, Viernes de Dolores o Viernes de Pasión. Es el viernes anterior al Domingo de Ramos, comprendido dentro de la última semana de la Cuaresma, conocida por la Iglesia como Semana de Pasión. En algunas regiones es considerado como el inicio de la Semana Santa o Semana Mayor, al iniciarse en éste las procesiones. Los católicos manifiestan su fervor religioso en esta celebración.

Esta antigua celebración mariana tuvo mucho arraigo en toda Europa y América, y aún hoy muchas de las devociones de la Santísima Virgen del tiempo de Semana Santa, tienen su día festivo o principal durante el Viernes de Dolores, que conmemora los sufrimientos de la Madre de Cristo durante la Semana Santa.
La noticia de hoy, Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan, capítulo 10, 31-42: Acusan a Jesús no por las obras que hace, sino porque él confiesa ser Hijo de Dios. Pero sabemos que una cosa depende de la otra, porque lo que Jesús confiesa es lo que vive.
Jesús dijo a los judíos: Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis; pero si las hago, aunque a mí no me creáis, creed por las obras, y así sabréis y conoceréis que el Padre está en mí y yo en el Padre. A pesar de todos los milagros, los judíos tomaron piedras para apedrear a Jesús
El Papa Francisco, afirma que la Iglesia es la familia de Jesús. La Iglesia confiesa que Jesús es el Hijo de Dios que se hizo carne. Este es el escándalo, y por esto perseguían a Jesús. Sin la Encarnación del Verbo falta el fundamento de nuestra fe.
¿Por qué Jesús constituía un problema? No es porque hiciera milagros. Ni porque predicara y hablara de la libertad del pueblo. El problema que escandalizaba era aquello que los demonios gritaban a Jesús: “Tú eres el Hijo de Dios, tú eres el santo”. Esto, esto es el centro.
Lo que escandaliza de Jesús es su naturaleza de Dios encarnado. Y como a Él, también a nosotros nos tienden trampas en la vida; lo que escandaliza de la Iglesia es el misterio de la encarnación del Verbo.

También ahora oímos decir a menudo: “Pero vosotros cristianos, sed un poco más normales, como las otras personas, sensatas, no seáis tan rígidos”. Detrás, en realidad, está la petición de no anunciar que Dios se hizo hombre, porque la encarnación del Verbo es el escándalo…

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios