Un hito espacial ayudará a saber más del Sistema Solar

Hazaña a millones de kilómetros de la Tierra.Por primera vez, un robot aterrizó en un cometa. Fue una compleja operación científica que demandó 10 años. Aportará datos sobre cómo se formaron los planetas alrededor del Sol.

La Piedra de Rosetta permitió entender jeroglíficos egipcios doscientos años atrás. Ahora, la sonda que lleva su nombre está haciendo historia al desprender un módulo y haber conseguido ayer el primer aterrizaje en un cometa, después de 6.400 millones de kilómetros de recorrido. Se trata de una misión que está a cargo de la Agencia Espacial Europea (ESA), que la había lanzado hace diez años y que servirá para estudiar el núcleo del cometa llamado 67P/Churyumov-Gerasimenko, su superficie helada y polvorienta, y su entorno. De esta manera, la misión permitirá comprender mejor el origen del Sistema Solar.

Después de más de 7 horas de tensión, el director general del programa espacial europeo, Jacques Dordain, expresó: “Es un gran paso para la civilización humana. Somos los primeros que lo logramos y eso quedará para siempre”. Y desde la agencia espacial estadounidense, la NASA, reconocieron el logro. “Felicitamos a ESA por su exitoso aterrizaje en un cometa hoy”, dijo John Grunsfeld, astronauta y administrador asociado del directorio de misiones científicas de la NASA. Este logro representa “el avance del momento en la exploración” del Sistema Solar y “un hito para la cooperación internacional”.

La misión Rosetta consiste en una sonda no tripulada que es capaz de orbitar el cometa (que se encuentra viajando entre las órbitas de Júpiter y de Marte). Esa sonda funciona como “nodriza” del módulo de aterrizaje, que lleva el nombre Philae (en honor al templo donde se grabaron las últimas inscripciones jeroglíficas en Egipto). Ese módulo es como una heladera pequeña que pesa 100 kilos. El aterrizaje de Philae en el cometa se produjo ayer a las 13.03 hora argentina.

En la sonda orbitadora, hay un paquete de 11 instrumentos científicos. Tres de ellos fueron desarrollados por la NASA y se usarán para mapear el núcleo del cometa y examinar si hay signos de agua. En tanto, en el módulo de aterrizaje Philae, hay otros diez instrumentos que servirán para hacer análisis de suelo y gases del cometa, que tiene forma de un patito de plástico.

“Nuestra ambiciosa misión Rosetta -consideró el director Dordain- se aseguró otro lugar en los libros de historia: no sólo es la primera en encontrarse y orbitar un cometa, sino ahora es también la primera en mandar una sonda sobre la superficie de un cometa. Con Rosetta abrimos la puerta al origen del planeta Tierra y fomentaremos una mejor comprensión de nuestro futuro”, estimó. En 2004, cuando fue el lanzamiento, la agencia había recibido críticas por no difundir información e imágenes de la misión. En los últimos meses, adoptó una política muy diferente: difundió imágenes en Internet y en las redes sociales, y la apertura tuvo su impacto: #Rosetta fue una tendencia en Twitter y el buscador Google le dedicó su Doodle en la página inicial.

El interés en llevar adelante una misión que tiene un costo de más de mil millones de euros se debe a que los científicos saben que los miles de cometas que hay en el Sistema Solar son como cápsulas de tiempo que están virtualmente inalteradas desde los primeros instantes del Universo. “Al estudiar uno en gran detalle esperamos descifrar el rompecabezas de todos los demás”, afirmó Mark McCaughrean, asesor científico de la misión Rosetta. Una de las teorías sostiene que los cometas ayudaron a sembrar la vida en la Tierra, al traerle agua y moléculas orgánicas.

Ayer hubo aplausos y brindis en el centro de la ESA en Darmstadt, Alemania, cuando el módulo Philae aterrizó. “Nos está hablando”, dijeron. Aunque la operación mantenía su cuota de suspenso (al cierre de esta edición) porque el módulo no liberó los arpones para anclarse en el cometa. Esto podría dificultar el trabajo de instrumentos, como la perforadora encargada de tomar muestras del suelo. Sin embargo, si todo sale bien, el módulo seguirá comunicándose con la sonda, que a su vez enviará la información hasta cuando el cometa esté en el punto de su trayectoria más cercano al Sol, en diciembre de 2015.

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios