Se terminó el invicto

Olimpia derrotó 2-1 a Libertad. El Decano le puso un freno al Gumarelo, le quitó el invicto y acorta distancias con el único puntero. El Franjeado lleva siete partidos sin perder y por primera vez sumó dos victorias consecutivas.

Una fresca jornada se tenía en Asunción. Pero en la zona del Barrio Sajonia, la temperatura iba subiendo a medida que la tarde iba cayendo.

Es que en el principal coliseo del fútbol paraguayo, el Defensores del Chaco, se esperaba el inicio del partido más atrayente de la última fecha de la primera rueda del Torneo Apertura.

Allí se verían las caras Olimpia y Libertad en una nueva edición del clásico blanco y negro. Edición esta que encontraba a ambos cuadros con intenciones diferentes pero en cierta medida relacionadas.

El Franjeado, que hacía las veces de local, llegaba al encuentro tras conseguir una victoria ante Nacional en la fecha pasada y con la intención de seguir cortando diferencias con el único puntero del campeonato, su rival de turno.

Los del Gumarelo, por su parte, llegaban tras haber avasallado a General Díaz y con la mente puesta en cerrar la primera mitad del torneo abriendo aún más la diferencia con aquellos que pretendían seguirle el paso, entre ellos el Decano.

Como todo clásico, el juego prometía en lo previo ser un partido intenso.

Apenas se puso en marcha el encuentro, ambos rivales comenzaron a buscar generar posibilidades de gol frente a los arcos.

Olimpia llegaba al arco protegido por Rodrigo Muñóz y Libertad respondía de manera casi automática con una ocasión de gran peligro sobre la portería de Víctor Centurión.

Fue así que el Gumarelo consiguió las llegadas más claras, gracias a dos cabezazos solitarios del juvenil Iván Ramírez que sorprendió llegando a las espaldas de la defensa franjeada.

Con el paso del tiempo, Olimpia fue creciendo exponencialmente sobre el campo de juego.

El Decano estudió bien a su rival en la semana y supo cerrarle los caminos en la zona del medio evitando así que el Gumarelo pudiera generar el caudal futbolístico que lo suele carecterizar.

Libertad se veía incómodo y no conseguía frenar los embates olimpistas. Sin embargo, la solvencia de Muñóz evitaron en más de una ocasión la llegada del gol olimpista.

Hasta que llegó el minuto 30, cuando Esteban Ramírez recibió el balón en el área y sacó un potente remate para terminar venciendo la resistencia gumarelo.

Era el 1-0.

El Gumarelo trataba todavía de reaccionar tras el primer tanto franjeado, cuando Olimpia volvió a golpear.

Tras un gran jugada de Walter Clar, el balón quedó en posición de Nery Cardozo que definió de gran manera para poner el 2-0.

El juego se fue calentando cada vez más con el correr de los minutos. Es que el árbitro Enrique Cáceres dejó pasar algunas jugadas bruscas y de pronto se vio sobrepasado.

Las cosas comenzaron a empeorar cuando el minuto 32 Derlis González recibió una falta de Sergio Aquino. El joven delantero olimpista cayó al piso como si hubiera sido atropellado. Los liberteños le reclamaron a Cáceres la teatralización del franjeado.

El árbitro decidió amonestar al experimentado jugador liberteño.

Cuando todavía se seguían escuchando las voces de reclamo por la acción anterior, en una confusa situación Julio Manzur terminó caido tras chocar con Claudio Vargas.

Parecía que iba a ser una situación más del anecdotario, de las muchas que ya se iban teniendo. Pero el cuarto árbitro Antonio Arias llamó a Cáceres para informarle algo y éste último decidió expulsar a Vargas por agresión.

Desde ese momento, cada jugada era protestada con vehemencia por ambas partes.

El primer tiempo llegó a su final con Olimpia arriba en el marcador y con la temperatura del encuentro muy alta.

En la complementaria, el Decano siguió generando llegadas importante sobre el arco rival pero sin la puntería de la primera parte.

Pese a estar abajo en el marcador y con un hombre menos, Libertad supo generar llegadas sobre el arco protegido por Víctor Centurión.

Fue así que en el minuto 67, el recientemente ingresado Brian Montenegro sacó un potente remate para vencer al arquero olimpista. El encuentro se ponía 2-1.

Olimpia tuvo chances de liquidar el partido pero no supo aprovecharlas. Como aquella en la que Derlis González no pudo derrotar a Muñóz en un mano a mano con el arquero gumarelo.

Sobre los minutos finales, Libertad envió a todo su equipo arriba. La dupla de centrales Gustavo Gómez y Pedro Benítez se sumaron al pelotón de ofensiva.

Las cosas se complicaron un poco más para el Decano cuando en el minuto 82 Richard Salinas vio la segunda amarilla y dejó las cuestiones numéricas parejas en el campo de juego.

Pero el cronómetro llegó al minuto 90 y el Franjeado mantuvo la ventaja.

Olimpia derrotó a Libertad. El Decano le sacó el invicto a Libertad, acorta distancias con el Gumarelo e ilusiona a su gente con la posibilidad de pelear por el título.

Es el séptimo partido del Franjeado bajo el mando de Diego Alonso que sigue invicto y suma por primera vez en el campeonato dos victorias seguidas. fuente abc

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios