Salto del Guairá y Guaíra perdieron todo con la construcción de la hidroeléctrica

Las ciudades de Salto del Guairá (Paraguay) y Guaíra (Brasil) compartían las Siete Caídas y fueron las más perjudicadas con su inundación, producida al construirse la represa de Itaipú. Después de 30 años de la firma del Tratado de Itaipú, ninguna de las ciudades fue debidamente indemnizada, aunque en el lado brasileño la distribución de los royalties fue mucho más justa con los municipios costeros. Las autoridades de ambos municipios deben iniciar acciones conjuntas por un justo resarcimiento.

SALTO DEL GUAIRÁ. La diferencia en el desarrollo entre las ciudades ribereñas del lado brasileño con el lado paraguayo son abismales. Los 15 municipios que conforman las comunidades de la margen izquierda del lago cuentan con infraestructuras difícilmente vistas en los pueblos del lado guaraní.

En su mayoría son ciudades turísticas, con playas artificiales, museos, clubes que fueron construidos con recursos de la Itaipú Binacional.

Es que a diferencia del lado paraguayo, casi el 50 por ciento de los recursos de royalties y compensaciones quedan en los municipios de la cuenca de Itaipú, mientras que en el lado paraguayo la distribución es a nivel país: 50% para municipios y gobernaciones y 50% para el Estado.

De acuerdo con la Ley de los Royalties del Brasil, la distribución de la compensación financiera se hace de la siguiente manera: el 45% a los estados, el 45% a los municipios y el 10% para órganos federales (Ministerio del Medio Ambiente, Ministerio de Minas y Energía y Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico).

Del porcentaje del 45%, destinado a atender a los municipios, el 85% del valor transferido se distribuye proporcionalmente a los municipios linderos; o sea, a los directamente afectados por el reservorio de la usina. El 15% restante se distribuye entre estados y municipios afectados por reservorios de la binacional, que contribuyen al incremento de la energía producida en ella.

“No sabemos decir si creceríamos tanto como creció Foz de Yguazú si las 7 Quedas existiesen aún. Lo que sí sabemos es que los turistas se fueron de acá”, señaló el secretario de administración saliente de la prefeitura de Guaíra, Marcos Aurelio Comunello.

Las autoridades del vecino municipio lamentan tanto o más que los saltoguaireños la pérdida de las cataratas, porque con su desaparición quedaron estancados y sin una fuente de ingresos. El municipio depende hoy día de la agricultura y la ganadería, la pesca profesional y la pesca deportiva, así como del turismo interno.

Para muchos de los vecinos de Guaíra, Salto del Guairá está mucho mejor que ellos tras el fin de los Saltos “porque ustedes por los menos tienen el comercio turístico”. “Nosotros apenas vivimos del resto, nuestro comercio está muerto”, señaló Paulo Soares Lima, dueño de una tienda de ropas de la vecina comunidad.

Acciones

La Municipalidad de Guaíra promovió hace 10 años una acción judicial contra Itaipú, solicitando indemnización por las cataratas. La última noticia sobre dicho proceso es que está en la Suprema Corte de Justicia, encajonado. Otros señalan que el caso ya prescribió.

Sin embargo, las autoridades comunales de la vecina ciudad iniciaron las acciones ante el Congreso de su país para pedir una indemnización.

Para ellos, Salto del Guairá se adelantó en ese sentido, al lograr la aprobación de una ley de resarcimiento, por tres años.

Un proyecto de ley similar al que fue aprobado por el Congreso paraguayo fue encaminado por el anterior prefeito de Guaíra, Manoel Cuba, a Brasilia. Ahora deberá darle seguimiento al proceso el nuevo jefe comunal de la ciudad, Fabián Persi Vendruscolo (PT).

Resarcimiento consuelo

Guaíra recibió de la Itaipú Binacional como indemnización la construcción de un Centro Náutico Recreativo (As Marinas), situado en la ribera del Paraná, sobre un predio de 35 hectáreas. Está formado por siete pabellones en círculo, imitando una aldea indígena, con un anfiteatro externo para 5.000 personas. Una de las fiestas anuales más importantes desarrolladas allí es la Fiesta de las Naciones.

Salto del Guairá, a su vez, recibió como máximo beneficio de la binacional la construcción de un polideportivo, que culminó en el 2010, tras 18 años de haberse iniciado. El complejo está ubicado sobre un terreno municipal, a unos 500 metros del río Paraná. Hasta ahora tiene poco uso, aunque van incrementándose las actividades, especialmente deportivas, en dichas instalaciones.

Autoridades paraguayas y brasileñas coinciden en que lo mejor y más justo para las ciudades “madres de Itaipú”, Salto del Guairá y Guaíra, es la indemnización financiera de por vida. La compensación debe permitir a ambos pueblos crear nuevas alternativas turísticas que de nuevo atraigan visitantes de todas partes a la zona.

Igualar los tiempos idos, como en la era de los Saltos, es imposible, pero al menos se puede paliar el gran despojo que sufrieron ambos pueblos.

Mañana: Presidente Federico Franco promete cumplir con ley de Indemnización por los Saltos.

[email protected]

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios