Piden traslado de suboficial procesado por tentativa de homicidio en Ype-Jhu

Las abogadas Delrrosaria Leiva Fernández y Lucy Mabel Figueredo, requirieron este miércoles el traslado del suboficial ayudante Juan Carlos Villalba (23), procesado y recluido en la cárcel regional de Coronel Oviedo.

Villalba se halla procesado por haber supuestamente intentado matar al comisario principal, Eladio Ibarra, quien se desempeña como jefe de la comisaría 6ª de Ypehú.

El argumento esgrimido por las letradas revela que el uniformado, procesado por el delito de tentativa de homicidio contra su propio jefe, no puede guardar reclusión en una penitenciaría donde se encuentran recluidos varios delincuentes que fueron capturados por el suboficial cuando prestaba servicio en la fronteriza localidad de Ypehú.

El uniformado comunicó a sus familiares que desde que llegó a la cárcel regional recibió amenaza de muerte, por lo que su vida corre peligro en el lugar de reclusión ordenado por el magistrado de Curuguaty, José Benítez.

Ante esta situación, las profesionales solicitan el urgente traslado a la Agrupación Especializada de la Policía Nacional.

El juez de Garantía local, José Benítez, notificó del requerimiento al fiscal de la causa, José Zarza sobre el requerimiento de la defensa del uniformado.

El funcionario del Ministerio Público aseguró que la notificación recién se recepcionó en la mañana de este miércoles, pero que contestará favorablemente el pedido para posibilitar al magistrado la modificación del lugar de reclusión del uniformado. A su vez, el juez Benítez, precisó que resolverá el caso si el fiscal se allana al pedido planteado a favor del uniformado.

ANTECEDENTES

Según los datos policiales, el pasado miércoles 19 de diciembre aproximadamente a las 21:00, el suboficial ayudante Villalba Sanguina se dirigió cansado de soportar los abusos y persecución en su contra, hasta la vivienda donde se encontraba el comisario Eladio Ibarra compartiendo con una amiga, ubicada en frente a la Municipalidad local. La intención era pedirle explicación por la constante persecución, presuntamente por celo de parte del alto jefe policial hacia su subalterno.

Al llegar al lugar, el comisario Ibarra salió de la vivienda, para conversar con el agente, pero sin mediar palabras, propinó una bofetada a Villalba Sanguina. Los dos integrantes de la comisaría local no estaban de servicio. Allí, el jefe policial se percató de que el subalterno llevaba en la cintura su arma reglamentaria, por lo que se abalanzó contra el mismo con la intención de despojarlo.

En su declaración ante el Ministerio Público, Villalba relató que en el forcejeó se produjo un disparo accidental y que su jefe estaba ebrio. Aseguró que entregó la pistola a su jefe y éste inmediatamente llamó a los patrulleros, para proceder a su aprehensión.

Relató, además, que luego de ser esposado recibió una brutal golpiza por parte del comisario Ibarra, inclusive en la cabeza donde posee una herida consecuencia de un accidente de tránsito.

El perito en Criminalista, Elbio Rojas Peña, se encargó de levantar muestras para someter a estudio de parafina a los dos involucrados, cuyos resultados recién se conocerán en los próximos días.

El comisario Ibarra, dijo que el subalterno intentó matarlo, pero que hábilmente se defendió de la tragedia. Calificó de grave lo ocurrido en plena vía pública y atribuyó la responsabilidad del hecho al personal a su cargo, a quien lo vinculó, además, en tráfico de marihuana.

REPUDIO DE LA COMUNIDAD

Varios vecinos de la fronteriza localidad indignados por la conducta del actual jefe policial, exigieron una seria investigación, para esclarecer el hecho que afea la imagen de la institución policial.”Todos conocen la conducta indecente y prepotente del comisario Ibarra”, denunciaron

Lamentaron, que pese a los antecedentes, el comisario Ibarra sigue desempeñándose como titular de la comisaría 6ª con sede en la localidad de Ypehú. “No merece estar ni una hora más este comisario en esta comunidad”, se quejaron los vecinos.

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios