Papa: “Permiso, perdón y gracias”, claves del matrimonio

VATICANO. El papa Francisco dio hoy consejos para la vida matrimonial durante la audiencia general de los miércoles, afirmando que hay “tres palabras mágicas” que ayudan en la vida en pareja: “Permiso, gracias y perdón”.

“Somos creados para amar y en la unión conyugal el hombre y la mujer realizan esta unión en el signo de la reciprocidad y de la vida plena y definitiva”, enfatizó.

El Papa invitó a hacer referencia al “verdadero vínculo” que “es siempre con el Señor”: por eso “cuando la familia reza, cuando el esposo reza por la esposa y la esposa reza por el esposo, el vínculo se hace fuerte”.

“Es verdad que en la vida matrimonial hay muchas dificultades: el trabajo, el dinero no basta, los niños tienen problemas”, admitió en la audiencia, ante unos 45.000 fieles.

“Siempre se pelea en el matrimonio. Pero también, algunas veces, vuelan los platos: ustedes se ríen, pero es la verdad”, agregó, precisando que “no tenemos que entristecernos por eso, la condición humana es así”.

“El secreto es que el amor es más fuerte que el momento en que se pelea y por eso aconsejo a los esposos: no terminen el día en que pelearon sin hacer las paces, siempre”, recomendó.

El Papa también bromeó: “Para hacer las paces no hace falta llamar a las Naciones Unidas para que vengan a casa: es suficiente un pequeño gesto, una caricia, y mañana se empieza de nuevo. Y esta es la vida, llevarla adelante así, con el coraje de vivirla juntos”.

Según Francisco, “es algo bellísimo la vida matrimonial: debemos custodiarla siempre, custodiar a los hijos”. Y recordó las “tres palabras mágicas”: “permiso, gracias, perdón”.

“Permiso -explicó- para no ser invasivo en la vida del cónyuge. Gracias, agradecer lo que el otro hizo por mí, la belleza del decir gracias. Y la otra, perdón por favor, que a veces es más difícil, pero es necesario decirla”.

“Cuando un hombre y una mujer celebran el sacramento del matrimonio -dijo el Papa en la catequesis- Dios se refleja en ellos, imprime en ellos sus propios lineamientos y elcarácter indeleble de su amor. El matrimonio es el icono del amor de Dios con nosotros, y eso es muy bello”.

Francisco recordó cuando en la Biblia se dice que “Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y mujer los creó: por eso el hombre dejará al padre y a la madre y se unirá con su mujer y los dos serán una única carne”.

“La imagen de Dios -comentó- es la pareja matrimonial”. “No sólo el varón, no sólo la mujer, ambos. Esta es la imagen de Dios, con quien la alianza se representa en esa alianza entre el hombre y la mujer ” .

Según el pontífice, “también Dios en efecto es comunión: las tres personas del Padre, Hijo y Espíritu Santo viven en unión perfecta, y este es el espíritu del matrimonio”.

“Dios hace de los dos cónyuges una sola existencia, una sola carne, tan íntima es la unión del hombre y la mujer en el matrimonio”, subrayó.

Citando a San Pablo y su carta a los Efesios, Francisco explicó que “en los esposos cristianos se refleja la granrelación instaurada por Cristo con la Iglesia”.

“La Iglesia es la esposa de Cristo. Esto quiere decir que el matrimonio responde a una consagración específica. El hombre y la mujer están consagrados por el amor”, agregó. “Los esposos, por fuerza del sacramento, son investidos por una auténtica misión para que puedan hacer presente el amor con que Cristo ama a su Iglesia, siguiendo el dar la vida por ella en la fidelidad y el servicio”, subrayó Francisco.

Por otra parte, Francisco recomendó después de pelear siempre hacer las paces antes del fin de la jornada y decir siempre las palabras “permiso, gracias, perdón”, además de rezar el uno por el otro.

“En el matrimonio se ven las fragilidades humanas -dijo-. Sabemos bien cuántas dificultades y pruebas conoce la vida de dos esposos”. fuente abc

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios