Muere a tiros un preso durante motín en violenta cárcel de Brasil

Un recluso murió y cuatro fueron heridos de bala durante un motín en la violenta cárcel brasileña de Pedrinha, en el estado de Maranhao (noreste, que suma 15 fallecidos en enfrentamientos en lo que va de 2014.

Río de Janeiro. AFP.- La secretaría de Justicia y Administración Penitenciaria (Sejap) de Maranhao informó en una nota el saldo de muertos y heridos, y aseguró que “la situación ya está controlada” sin explicar las causas de este incidente, registrado el jueves.
La víctima -un hombre de 25 años- llegó baleado con vida al hospital, donde murió horas después. Otros tres reclusos heridos “están bien y ya regresaron a la unidad penitenciaria”, indicó la secretaría.

Un agente de seguridad de la cárcel también herido de bala fue operado y está estable.

Agentes antidisturbios y de operaciones especiales de la policía estaban haciendo una requisa en Pedrinhas.

El violento penal, que alberga 2.500 reclusos en 1.700 plazas, es escenario de constantes motines, peleas y asesinatos de reclusos.

En lo que va de 2014, son 15 los muertos en esta cárcel, según la estatal Agencia Brasil.

En 2013, murieron 60 (cifras oficiales), incluidos tres que fueron decapitados y mostrados en un crudo video.

El miércoles hubo un intento de motín en Pedrinhas, pero fue controlado por las autoridades. Entre otras reivindicaciones, los presos reclamaban la calidad de la comida y amenazaron con una huelga de hambre.

El 1 de setiembre, la Sejap abrió además una investigación contra el director del presidio, Salomao Mota, por haber prestado a un recluso su celular. Mota explicó que fue un “gesto humanitario” para que el preso llamara a su familia para saber de la salud de su madre, en estado grave, pues los teléfonos fijos del penal no funcionan.

La entrega del celular fue grabada en un video que está en internet.

Brasil tiene 274 presos por cada 100.000 habitantes, según el Centro Internacional de Estudios Penitenciarios (ICPS, en inglés). Y su población penal está hacinada en cárceles ya desbordadas.

Fuente: La Nacion

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios