Haz el amor y vive mejor

Se ha comprobado científicamente que hacer el amor nos rejuvenece y da fuerza a nuestro organismo, por lo que a una alimentación equilibrada, a un control del estrés y a una actividad física regular, ahora hay que añadir mantener relaciones sexuales para intentar, al menos, tener una vida lo más sana y saludable posible.

Hacer el amor: un antiestrés natural

En la zona genital se concentra mucha cantidad de sangre de nuestro organismo y se ve acentuada cuando tiene lugar una entrega amorosa sin conflictos y sin reparos, disminuyendo ésta si se está pensando en cualquier otra cosa o si algo nos tiene preocupados ya que la sangre de esta zona, forma parte de la que va dirigida hacia el cerebro. En estos casos la capacidad amorosa de un hombre se verá más debilitada y en el caso de las mujeres le será más difícil llegar al climax.

Mala sangre fuera

Está comprobado que la angustia llega a provocar una vasoconstricción en las arterias del corazón y que puede facilitar la aparición de un infarto. En cambio una alegría y un buen estado de ánimo produce la vasodilatación de estas arterias, por lo tanto esa expresión tan conocida como es “hacerse mala sangre” cuenta con un contenido muy real. De igual manera podemos llegar a decir que hacer el amor nos hace “buena sangre” puesto nos facilita la irrigación de la sangre en la región del hipotálamo que es la que regula nuestros procesos metabólicos.

Anticáncer

Todas aquellas mujeres que cuentan con una vida sexual algo más intensa de lo normal suelen ser menos propensas a padecer fibromas que pueden provocarse por el endurecimiento de su útero, siendo menos probable que un útero que ha estado trabajando a menudo pueda contraer cáncer.

De igual manera que los hombres cuya vida sexual haya sido escasa y poco ordenada suelen ser más proclives a padecer adenomas que son unos tumores benignos de la próstata que normalmente se suelen endurecer a los 60 años.

Antifóbico

Las buenas relaciones sexuales hacen desaparecer algunos síntomas psicosomáticos como pueden ser las fobiascomunes como la agarofobia y la claustrofobia o incluso crisis de angustia, de inseguridad, falta de equilibrio, depresiones reactivas así como trastornos cutáneso, digestivos o respiratorios.

Antijaqueca

Así como una vida sexual plena, activa y placentera llega a producir beneficios importantes, una carencia de ésta puede acarrear trastornos considerables. Sin tener en cuenta los casos más extremos deben señalarse en el caso de las mujeres síntomas como dolor en el vientre, hepáticos o cefaleas. Los hombres por su parte tienen unos síntomas similares además de dolores y ardores en sus zonas genitales, inestabilidad nerviosa, cólicos hepáticos o disminución del deseo sexual.

Una relación sexual sana y satisfactoria llega a convertirse en el más grande estado de comunicación que recibe una persona. La satisfacción conseguida durante el acto amoroso atraviesa nuestras células en forma de energía nutriendo todo nuestro cuerpo consiguiendo  que se sienta rejuvenecido a la vez que se logra un nivel de equilibrio y de plenitud que nos ayudará a vivir mejor.

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios