Fuerza Conjunta da muerte a otro integrante de la ACA

Marcos Ramón Ojeda Jiménez, de 20 años, integrante de la célula del EPP Agrupación Campesina Armada (ACA), falleció acribillado ayer a la tarde al enfrentarse con la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) en Arroyito.

Fue a unos 500 metros de donde el viernes último ocurrió el tiroteo que derivó en la muerte de otros tres criminales. El joven fue interceptado luego de pedir agua en una vivienda. Se confirmó que durante la refriega de la semana pasada acusó dos impactos de proyectiles. Antes del hecho los agentes allanaron dos casas en busca de más delincuentes.

El joven Marcos Ramón Ojeda Jiménez fue abatido cerca de las 14:30 de ayer en el asentamiento Núcleo 3 de la localidad de Arroyito, distrito de Horqueta. Estaba en un matorral, a unos 20 metros de una casa a donde llegó a pedir agua, y aproximadamente a 500 metros de donde el viernes por la mañana murieron otros tres miembros de la gavilla de secuestradores Agrupación Campesina Armada (ACA).

La FTC fue alertada de que uno de los miembros del citado grupo estaba en la zona, aparentemente herido. Un helicóptero tras- ladó a los elementos de seguridad, quienes llegaron al lugar indicado y rodearon a Ojeda Jiménez, a quien intimaron a rendirse. Sin embargo, el joven efectuó varios disparos de una pistola calibre 9 mm y los proyectiles incluso alcanzaron una de las ruedas de un blindado. Los agentes respondieron y lograron herirlo en nueve partes del cuerpo, entre ellos en la cabeza, según los datos. Durante el enfrentamiento, los militares y policías incluso lanzaron una granada, que no detonó.

En poder de Ojeda Jiménez los intervinientes encontraron la pistola, además de un cargador lleno de cartuchos de fusil AK-47, conforme a las fuentes.

El operativo fue encabezado por el propio comandante de la FTC, coronel Ramón Benítez, y el director de la Segunda Zona policial, Crio. Princ. Pedro Leguizamón, con acompañamiento de los fiscales Joel Cazal y Carolina Quevedo.

DOS HERIDAS DEL VIERNES ÚLTIMO

El cuerpo del malviviente fue trasladado primero a la morgue del hospital regional de Concepción y luego a la morgue de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Concepción, donde el forense Pablo Lemir le practicó la autopsia.

El galeno confirmó que Ojeda Jiménez tenía dos anteriores heridas de balas, en el muslo y en el talón derecho, que según estudios científicos tenían cerca de 48 horas. Esos tiros los recibió durante la refriega del viernes último, que derivó en la muerte de otros tres miembros de la ACA, Hugo Daniel Martínez Lugo (23), Eduardo Florenciano Vega (21) y Andrés Fernández López (15).

DESDE HACE OCHO MESES NO SABÍA DE ÉL

Arminda Jiménez (48), domiciliada en Núcleo 4 de Arroyito, llegó a Concepción para retirar el cuerpo de su hijo Marcos Ramón Ojeda. La mujer manifestó que hacía ocho meses que desconocía su paradero.

El joven había ingresado el año pasado a la Cuarta División de Infantería en Concepción, para prestar su servicio militar. Pero no llegó a concluirlo porque se descubrió que ya colaboraba con el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), del cual posteriormente se desprendió junto con otros criminales para formar la ACA, liderada por los hermanos Albino Ramón y Alfredo Jara Larrea. Se cree que uno de estos también resultó herido el viernes último.

ALLANARON DOS CASAS EN BUSCA DE HERIDOS

Ayer a la mañana la FTC y Fiscalía allanaron dos inmuebles en busca de los criminales heridos el viernes último. Uno de los cateos fue en la vivienda de Cristóbal Gómez, alias “Ta’i”, en el asentamiento Núcleo 3, donde se encontraron pendrives y escritos del prófugo Rudy Ruiz Sosa.

La otra intervención fue en la casa del cuñado de este último, Gerónimo Chamorro, en Núcleo 5. Allí no hallaron evidencias.

Fuente: ABC

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios