El sexo con miedo

El sexo anal siempre ha sido un tabú y genera conflictos emocionales para algunas chicas por inseguridad y miedo, por ello aquí se presentan aspectos básicos que llevaran a verlo tan normal como una relación intima común y no tener sexo con miedo

Para muchos puede ser considerado un tema extraño para conversar o tan solo imposible de imaginar, pero cada vez más son las libertades sobre muchos aspectos referentes al sexo, que el llamado anal, es más común y hasta practicado.

Muchas personas quisieran practicarlo pero son muchos los mitos que giran a su alrededor que a muchos les parece penoso, doloroso o vergonzoso realizarlo, pero realmente es tan normal como el sexo que realiza el mundo entero, es por ello que también hay que actuar empleando técnicas de estimulación y exploración.

La forma puede ser manual o con vibrador, este último sirve para facilitar el conocimiento de las sensaciones. Como todo proceso, es importante hacer antelaciones al momento más rebosante de placer, y no solo por realizar un tratamiento satisfactorio, sino por llenar de confianza a la pareja, a nivel de seguridad y autoestima.

La preocupación por el dolor

Con respecto al primero, la seguridad es básica y se relaciona directamente con el factor “dolor”. En el caso de las mujeres, las primeras veces puede tornarse doloroso y acceden por hacer sentir bien a sus parejas, pero hay que recordar que para que todo funcione como debe ser, ellas mismas si experimentan algún tipo de aflicción, deben pedir a su compañero, sin dañar el momento romántico, que facilite las cosas con lubricación.
Los mitos y verdades mentales

Para los factores sicológicos

Hay muchas variantes que van del lado de las mujeres y los hombres, pues es sabido que aunque una chica quiere realizar lo mismo con su novio, es difícil, puesto que los hombres relacionan esto con el homosexualismo, ya que es la manera en que los gays tienen su relaciones sexuales, pero esto es inherente y más aún cuando un hombre tiene clara su condición sexual, por el contrario, son muchas los testimonios y hasta estudios, que demuestran que los hombres heterosexuales y que han experimentado el sexo anal, no directo pero si por medio de los dedos de las chicas, quedan satisfechos, así que esta podría ser una buena manera de que una mujer convenza a su amor, para que permita hacer lo mismo.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el ano no hace parte del sistema reproductor, y es por ello que no se adecua sencillamente para el acto sexual, además porque es un foco de infecciones al ser el medio de evacuación de deposiciones fecales, y al ser forzado y no tener una elasticidad como la de la vagina, puede ayudar a que los microorganismos externos, entren con mayor facilidad, además de lesiones y heridas de magnitudes que varían de acuerdo al nivel de la práctica.

Por ultimo no hay que olvidar, que no solo se produce heridas en el ano femenino, sino en el órgano masculino y al haber intercambio de sangre, puede rápidamente contagiarse y propagarse el mortal virus del VIH, por ello hay que tener siempre presente con quien se realizan las relaciones sexuales, hasta que nivel de confianza llegan estas y algo fundamental: siempre emplear condones y más aún, si no se tienen parejas ni relaciones estables o continuas.

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios