El Gobierno toma con pinzas giro que dio Brasil sobre sanción a Paraguay

Franco dijo ayer que parece que Brasil y Uruguay están tratando de entender la posición política paragua- ya. En tanto, el canciller ve positivo, pero dice que este no es el discurso de los otros países del bloque.

 
El presidente Federico Franco manifestó ayer que aparentemente los cancilleres Antonio Patriota (Brasil) y Luis Almagro (Uruguay) están entendiendo la necesidad de reincorporar a Paraguay dentro del bloque del Mercosur.

Mientras tanto, el ministro de Relaciones Exteriores, José Félix Fernández, aprecia las declaraciones del canciller Patriota, respecto a que Paraguay podría reintegrarse al Mercosur y a la Unasur, sin necesidad de esperar las elecciones en el país, en abril del próximo año. Sin embargo, cree que “hasta tanto Unasur no levante la sanción contra el Paraguay no admitirá ninguna misión oficial de este organismo en el país” para las elecciones.

“El canciller Patriota y Almagro parece que entendieron que Paraguay es cada vez más necesario para la región. Nosotros tenemos lo más valioso o lo que más necesita el Mercosur, que es nuestra energía, y ese hecho parece que va hacer posible que más temprano que tarde Paraguay pueda ser reincorporado, como siempre tuvo que haber sido, reconocido como un país libre, soberano e independiente”, apuntó ayer el mandatario, durante su participación en la Expo de Pedro Juan Caballero.

“Nosotros estamos dispuestos a dialogar, y lo estamos haciendo en todas las instancias necesarias, para encontrar la solución”, expresó por su parte el canciller.

CONTRADICCIÓN. Patriota hizo público el giro que tiene su país sobre Paraguay, luego de reunirse el viernes en Río de Janeiro con su colega del Uruguay, Luis Almagro, quien, en la misma comparecencia ante los medios, afirmó, sin embar- go, que “el tiempo puede curar” la situación de Paraguay, en el sentido de que “el resultado de las elecciones” suponga “una solución” para el país y para su reintegro al bloque.

Contrariamente a Patriota, Almagro se mantiene en que la sanción que impusieron en junio al Paraguay los presidentes de Argentina, Brasil y Uruguay, al suspenderlo temporalmente en sus derechos como miembro pleno del Mercosur, se levantará una vez que se celebren las elecciones de abril próximo, en condiciones democráticas.

Aunque se cuidó de no decirlo explícitamente, Fernández Estigarribia notó la contradicción entre Patriota y Almagro respecto a cuándo y conforme a qué requisito previo puede reintegrarse Paraguay al Mercosur y a Unasur.

“Tenemos que ser muy cuidadosos; no es lo mismo el matiz que da Patriota que lo que dice Almagro”, resalta.

Recuerda que el presidente Franco, al señalar las medidas injustas que se tomaron contra el Paraguay, dijo que el país estaba abierto al diálogo. “Ese es el sentido en que construye la Cancillería”, puntualiza la posición.

Mercosur y Unasur sancionaron a Paraguay y lo suspendieron tras la destitución de Fernando Lugo, en junio pasado, tras un juicio político, acto que los miembros de los dos bloques regionales mencionados consideraron un quiebre democrático.

Para el Gobierno, la normal vigencia de la democracia en el país está “plena y suficientemente demostrada” en el informe sobre la situación del Paraguay elaborado por el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, y delegados de este organismo, que visitaron el Paraguay tras el juicio político. El miércoles último, Fernández anunció ante el Consejo Empresarial Asesor en Comercio Exterior, de la Cancillería, que Unasur se había dividido respecto a Paraguay, sin mencionar a ningún país.

“SE DAN CUENTA DEL ERROR QUE COMETIERON Y ENVÍAN UN PRIMER MENSAJE”

Para el doctor José Antonio Moreno Ruffinelli, algunos países del Mercosur y Unasur se están empezando a dar cuenta de que “cometieron un tremendo error al adoptar medidas absolutamente arbitrarias e injustas con relación al Paraguay”.

Entonces, buscan la forma en que esta situación pueda recomponerse de una manera razonable. Las declaraciones de Patriota, en su opinión, representan “un primer mensaje” en ese sentido.

El hecho de establecer como condición para reintegrar a Paraguay al Mercosur y a Unasur, el que se verifique si en el país hay plena vigencia de la democracia, es solo a los efectos de negociar, “porque se dan cuenta perfectamente de que aquí en Paraguay la democracia está absolutamente vigente, que todos los partidos funcionan normalmente, que todos están en campaña, incluso el sector del expresidente Lugo, y hasta el propio Lugo está en campaña electoral. Esto ratifica que han cometido un error y están tratando de enmendarlo”, insiste. A criterio suyo, Paraguay debe responder que no hace falta ningún tipo de verificación. “Ellos tienen sus embajadas acá, que les pueden informar que todo transcurre normalmente, que hay plena vigencia de los derechos humanos”, dice.

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios