El Estado Islámico reivindica la decapitación del periodista estadounidense Jim Foley

Métodos del siglo XXI para mostrar una realidad medieval. Jim Foley, secuestrado en Siria el 22 de noviembre de 2012 ejerciendo el periodismo, apareció esta noche en un vídeo en Internet -borrado posteriormente- siendo ejecutado a navaja. El verdugo, en perfecto inglés británico, aprovechó la grabación para culpar al país de Foley de “matar a civiles” recientemente en Irak y amenazó con ajusticiar al también informador estadounidense Steven Joel Sotloff, quien además aparecía en las imágenes.

Los acólitos del Estado Islámico (IS, en siglas inglesas), numerosos en redes sociales como Twitter, aprovechaban para vanagloriarse del asesinato. Otros, temiendo lo peor, trataban de buscar un detalle que restara autenticidad a la pieza gráfica. El FBI aún no ha anunciado sus conclusiones del análisis.

Alrededor de las 3:30 de la madrugada (hora peninsular), la madre de Foley, Diane, emitió un comunicado. “No podemos estar más orgullosos de nuestro hijo Jim. Dio su vida para mostrar al mundo el sufrimiento del pueblo sirio”. Tuvo palabras para el resto de cautivos del IS: “Imploramos a los secuestrados que salven las vidas de los rehenes que quedan. Como Jim, son inocentes. No tienen control sobre las políticas del gobierno americano ni en Siria, ni en Irak, ni en ningún otro lugar del mundo”.

Jim Foley, de 40 años, tenía más de cinco de experiencia en zonas de conflicto. Habitualmente armado con una cámara de vídeo y emanando cordialidad y camaradería, el estadounidense era un respetado compañero de correrías de muchos de los periodistas que han pisado el hades sirio. Junto a algunos de ellos pasó una temporada arrestado en Libia a manos de partidarios de Muamar Gadafi. Trabajaba para varios medios internacionales como el digital GlobalPost.

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios