“¡Dispará, son del EPP!”

CONCEPCIÓN. Los militares que se enfrentaron contra los miembros del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) pensaron inicialmente que se trataba de policías, por el uniforme que vestían.

Alrededor de las 21:00, un grupo de criminales del EPP llegó a una comunidad de colonos brasileños, en las inmediaciones de Paso Tuya.

El grupo estaba compuesto por entre 15 y 18 personas. Tomaron dos viviendas y comenzaron a robar alimentos y a buscar dinero, en medio del terror de las familias propietarias de las viviendas.

Una de las chicas, menor de edad, envió un mensaje de texto a la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC). En la comunidad se había acordado un sistema de comunicación vía mensaje para advertir sobre la presencia del EPP.

El grupo militar más próximo al sitio de la denuncia se acercó al sitio. Estaba en una camioneta sin identificación, con cuatro militares a cargo de un teniente, informaron altas fuentes.

La camioneta llevaba asimismo a dos tiradores en la carrocería. Llegaron al lugar y encontraron al grupo del EPP con uniforme camuflado tipo militar.

Los militares pensaron que eran policías que llegaron antes y que verificaban el lugar. Se acercaron al sitio con la luz alta y vieron de frente a los uniformados, que en realidad eran los delincuentes

El teniente- que conducía el rodado – vio que uno de los uniformados llevaba el brazalete con la sigla “EPP” y le gritó al vicesargento Hugo Andrés Monges, quien estaba su lado: “Ejapi, ejapi, EPP kóa!” (¡dispará, dispará, son del EPP!).

En el ínterin que intentaba reaccionar Monges, se acercó Bernardo Bernal Maíz y apartó de un manotazo el arma que llevaba el militar y lo mató con dos disparos en la cara.

El teniente se tiró de la camioneta y con su fusil de asalto hirió en las piernas a Bernardo Bernal. Los tiradores que se encontraban en la carrocería acribillaron al presunto miembro del EPP, quien estaba herido en el suelo.

Los demás miembros del EPP reaccionaron, pero uno de ellos, Claudelino Silva, también cayó abatido. Los delincuentes entonces optaron por huir, ingresando al monte.

Debido a la inferioridad numérica, los tres militares no siguieron a los criminales y esperaron a los refuerzos de la FTC, que llegaron media hora después.

El cuerpo del vicesargento será trasladado a Asunción en un avión de la Fuerza Aérea. fuente abc

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios