Desestiman causa contra senador “Trato apu’a”

El senador Silvio Ovelar (ANR), denunciado ante el Ministerio Público tras ser sorprendido comprando cédulas días antes de las últimas elecciones generales de 2013, fue apañado por el fiscal Alfirio González, de Cnel. Oviedo, y el juez penal de garantías Emilio Gómez, de Caaguazú.

Ambos dictaminaron por la desestimación de la causa contra el senador colorado. El fiscal Alfirio González Sandoval, al ser designado titular de la Unidad Penal N° 1 de Coronel Oviedo, donde se tramitaba la causa contra Ovelar por delitos electorales, inmediatamente solicitó su desestimación.

Llama la atención que en varias ocasiones el fiscal que llevó anteriormente la causa solicitó la orden judicial para el pedido de desafuero, y no había juez que se anime a realizar el procedimiento. Sin embargo, una vez que se solicitó la desestimación, rápidamente fue admitida por el juez penal de Garantías del tercer turno, Emilio Gómez.

En la causa también intervinieron otros agentes fiscales, como Norma Solís y Osvaldo García, que no solicitaron la desestimación porque no existían méritos para ello. Con la desestimación solicitada por el fiscal Alfirio González y admitida por el juez Gómez, el proceso penal queda cerrado, a menos que los denunciantes apelen la resolución judicial que hace lugar al pedido de desestimación. Los funcionarios del juzgado a cargo del magistrado Gómez y él mismo se negaron a dar copia de la polémica resolución.

La fiscala Norma Solís había solicitado a los órganos jurisdiccionales de Cnel. Oviedo el desafuero del senador Ovelar, sin que lo imputara previamente. El liberal Gregorio Garay, sobre quien pesa orden de captura y detención preventiva, no brindó declaraciones dentro del proceso ni públicamente, pese a que filmó a “Beto” Ovelar cuando hacía la propuesta del “trato apu’a”.

De esta manera, el fiscal González y el juez Gómez liquidaron el caso de Ovelar. El primero hubiera iniciado o proseguido las investigaciones para colectar indicios o elementos incriminatorios, pero optó por la salida de “blanquearle” al parlamentario y se arriesgó al solicitar el desafuero del senador.

El segundo, es decir el juez Gómez, hizo lugar rápidamente a la desestimación, cuando que lo correcto era darle trámite de oposición y remitir al fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón, para que se ratifique o presente otro requerimiento sobre el caso. Optó por la desestimación.

Fuente: ABC

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios