Descartan por completo que secuestradores pertenezcan al EPP

PEDRO JUAN CABALLERO: Una comitiva Fiscal-Policial encabezada por el agente fiscal, Sixto Celso Marín e integrada por altos jefes de policiales de la zona y agentes de la División Antisecuestros, se trasladaron hasta la colonia Cumbre, propiedad del ciudadano japonés, Yoshinobu Kawada de 73 años, en donde ayer miércoles 6, su hijo de 32 años fue secuestrado por dos desconocidos.

Acompañaron a la comitiva, el secuestrado, Jorge Hisoaka Kawada, brasileño de 32 años de edad, como así también su padre Yoshinobu Kawada, quienes una vez en el lugar del hecho, un maizal de más de metros de altura, brindaron detalles de lo sucedido en la víspera aproximadamente a las 13:00 horas, cuando Yoshinobu en compañía de su esposa e hijo, iban llegando al establecimiento.

Según relató Jorge Hisoaka, eran las 13:00 horas aproximadamente, cuando él, junto con sus padres llegaban a la propiedad a bordo de una camioneta Toyota/Hilux , color gris, por un camino interno, cuando de pronto les salieron al paso dos hombres con uniforme de camuflaje y encapuchados apuntándoles con armas largas exigiéndoles a que detengan la marcha.

Al hacerlo, relata Jorge, los dos sujetos les apuntaron con las armas que portaban, esposándolo a él, al tiempo que uno de ellos maniobró la camioneta hasta colocarla en sentido para regresar por donde había venido. Allí le dijeron al padre de Jorge, que tenía 3 horas para ir a buscar 50 mil dólares americanos a cambio de liberar a su hijo con la expresa orden de no informar a la Policía ni a nadie de lo que estaba sucediendo.

Una vez que el padre del secuestrado salió con el vehículo para buscar el dinero para el rescate, los dos secuestrados llevaron a Jorge hasta donde había una fosa rectangular de aproximadamente un metro de profundidad, en donde habría de permanecer eposado y con los ojos vendados hasta tanto su padre regrese con el dinero del rescate.

Por su parte, Yshinobu relató que como primera medida dejó a su esposa en su casa, para luego llamar a un amigo para solicitarle la suma requerida, y que como éste no disponía de ese dinero y lo acompañó hasta la Asociación Japonesa en donde junto con el presidente de la referida Asociación, Isao Haramoto, se pusieron en campaña, y con la colaboración de amigos logró juntar la suma requerida por los secuestradores, dirigiéndose de inmediato al lugar del hecho.

De acuerdo al relato de Yoshinobu Kawada, al llegar al lugar en donde había sido secuestrado su hijo no encontró a los secuestradores, quienes minutos después aparecieron exigiéndole el pago que se realizó en ese mismo instante. Los secuestradores, una vez que recibieron el dinero, se retiraron del lugar diciéndole a Kawada, que espere porque en 30 minutos su hijo iba a ser liberado, y efectivamente, fue así, ya que a eso de las 16:00 horas Jorge fue llegando sano y salvo en donde se encontraba su padre.

Por otra parte, Jorge relató a los investigadores, que durante el tiempo que permaneció en cautiverio estuvo dentro de la fosa, y que a la hora de liberarlo dejaron cerca de él la llave de las esposas, por lo que pudo zafarse, solo que como no entendía muy bien en donde se encontraba, se tuvo que guiar por un poste del tendido eléctrico de la ANDE hasta llegar a un lugar el cual ya conocía.

No pertenecen al EPP

En lo que respecta a los investigadores, los mismos afirmaron a ciencia cierta, que no se trató de una obra de miembros del EPP teniendo en cuenta la forma en que operaron, y aseguraron que se trata de delincuentes de la zona, que conocen muy bien el movimiento de las personas, además de eso, el tipo de uniforme de camuflaje que utilizaron, la forma de hablar, y otros elementos que no dieron a conocer para no alertar a presuntos sospechosos ni entorpecer las investigaciones.

Es importante recordar, que el EPP fue mencionado a raíz de que el padre del joven secuestrado, había manifestado que los secuestradores tenían en el pecho, lado derecho, la inscripción EPP en color rojo.

Fotos: La Nueva 570 AM y Ronald Díaz

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios