Brasileña Marina Silva asume compromisos con indígenas

BRASILIA, 14 septiembre 2014 (AFP) – Nacida y criada en el corazón de la Amazonia, en una comunidad de colectores de caucho, la ambientalista Marina Silva, candidata a la Presidencia de Brasil, se reunió en Brasilia el domingo con líderes indígenas, ante los que asumió compromisos como la defensa de sus tierras. Por Yana MARULL

“Me he reunido con empresarios, con el agronegocio, con muchos sectores, no es posible que no lo hiciera con ustedes”, les dijo Silva, con la voz desgastada por la intensa campaña para las elecciones del 5 de octubre.
La ecologista defendió algunos de los principales reclamos, como salud y educación, fortalecer de la Fundación Nacional del Indígena (FUNAI) y mantener sin cambios el proceso de demarcación de sus tierras.
“Las poblaciones indígenas y tradicionales dan una gran contribución al medio ambiente del planeta”, afirmó Silva, que dijo estar comprometida con el legado del líder ambientalista asesinado en 1988 Chico Mendes, del que fue compañera de luchas, “de defensa de las poblaciones tradicionales y el medio ambiente”.
De su lado, el indígena Maximiliano Menezes, de la etnia tucano del Amazonas, dijo a Silva que “es la primera vez en la historia brasileña que estamos reunidos para una conversación directa con la candidata a la Presidencia. Usted nació en la Amazonia, vivió nuestra realidad, sintió en la piel la ausencia del Estado que sufrimos los pueblos indígenas”.
Vistiendo muchos de ellos sus plumas, pinturas y ropas tradicionales, varias decenas de líderes indígenas y de comunidades quilombolas (descendientes de esclavos que habitan sus propios territorios), presentaron una carta de reclamos, pidiendo mejoras en salud y educación y reconocimiento a sus tierras, muchas veces aisladas del resto del país.
“Solo en 2013 fue registrada la muerte de 920 niños indígenas por enfermedades curables, situación que podría ser evitada si hubiese una atención de calidad”, dijeron en esa carta a los candidatos.
Reconocida ecologista y exministra del Medio Ambiente, Silva, de 56 años, nació y se crió en una comunidad de colectores de caucho en plena Amazonía, en el estado de Acre (norte).
“Tú vienes del bosque, tú eres igual a nosotros”, le dijo el jóven quilombola Roque Brandao, del estado amazónico de Amapá (norte).
Los indígenas han protagonizado grandes protestas en Brasilia en los últimos dos años, la última en junio antes de la Copa del Mundo, y acusan al gobierno de la presidenta Dilma Rousseff de haber paralizado y pretender debilitar el reconocimiento a sus tierras ancestrales.
Silva, que concurre por el Partido Socialista, y Rousseff, una exguerrillera de 66 años delfina del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, por el Partido de los Trabajadores, se disputan estas elecciones voto a voto.
Las encuestas divulgadas la última semana revelan un empate técnico entre ambas en una segunda vuelta electoral.
En Brasil, un país con 200 millones de habitantes, viven 896.900 indígenas, de 305 etnias.
Las tierras indígenas ocupan el 12% del territorio, en buena parte en la Amazonía.
Hay sin embargo muchos terrenos pendientes de reconocimiento en áreas pobladas y ocupadas por colonos para la agricultura.

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios