España evacuó nacionales en Libia por estimar que empeorará la situación

MADRID. El Gobierno español decidió evacuar hoy a su embajador en Libia, así como a los miembros de la legación diplomática y a los nacionales que quisieran partir del país por considerar que la situación allí “se va a agravar”.

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, declaró hoy en una comparecencia ante una comisión parlamentaria que la situación en Libia “se va a agravar de forma muy urgente hasta extremos extraordinariamente importantes”.

El embajador de España en Libia, José Antonio Borgallo Huidobro, se encuentra entre las 28 personas evacuadas hoy de Libia en un avión Hércules de la Fuerza Aérea española. Todos ellos “corrían un riesgo” si se quedaban en Libia, dijo García-Margallo ante la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados para informar sobre los últimos acontecimientos y la postura del Gobierno.

La evacuación “se ha decidido porque no hay interlocutor, se había culminado la protección de ayuda a los españoles y corrían un riesgo cierto”, explicó el ministro.

En la embajada de España en Trípoli se ha quedado un encargado de archivos, dijo el ministro y añadió que Italia y Malta -que mantienen sus efectivos en un número considerable- “se ocuparán de los asuntos consulares de los españoles” que permanecen en Libia porque así lo han deseado.

Dieciséis de las 28 personas evacuadas hoy son españolas y doce extranjeras, según informó en un comunicado el Ministerio de Defensa.

El pasado martes ya hubo una evacuación de los españoles residentes en Libia que lo habían solicitado así como de sus respectivas familias. En esa ocasión fueron evacuadas un total de 60 personas, de las cuales 37 eran españolas y el resto eran ciudadanos portugueses y polacos.

El Gobierno español pide un alto el fuego a la mayor brevedad posible y reiteró su apoyo nuevo Parlamento libio y su compromiso de seguir trabajando con sus socios internacionales y Naciones Unidas para lograr la consolidación de la democracia y la estabilización del país.

Los choques entre milicias han causado más de un centenar de muertos en los últimos días en Trípoli y Bengasi, la segunda mayor ciudad del país.

El origen de esta ola de violencia está en el levantamiento del general Hafter, el 16 de mayo pasado en Bengasi, al mando de milicianos y paramilitares y quien declaró la guerra a las milicias islamistas, a las que acusa de estar detrás de la ola de asesinatos y atentados que sufre la ciudad desde 2011. FUENTE ABC

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.