Entre los 16 mejores

Luego de 18 largos años, Guaraní se clasificó a los octavos de final de la Copa Libertadores 2015. El Aurinegro empató en Lima 1-1 ante el Sporting Cristal y es el primer equipo paraguayo que sella su nombre entre los 16 mejores de la competencia.

El equipo paraguayo tuvo un gran inicio, dominó al rival en los primeros minutos con una gran presión, pero con el correr del tiempo fue aflojando para dar protagonismo casi obligatorio al local, que era el presionado a ganar para clasificar.

A los 5 minutos, Guaraní ya incomodó la portería peruana con un cabezazo de Federico Santander, tras tiro libre de Julián Benítez. Momento después, el equipo local respondió con un soberbio derechazo del capitán Lobatón, que fue bien desviado por el guardameta Alfredo Aguilar.

El Aurinegro fue un peligro constante por el sector izquierdo, donde Julián Benítez generó un caos con su desequilibro y constantes gambetas. Justamente tras una gran jugada previa y un pase fenomenal del “7” aborigen, Federico Santander anticipó la marca del defensor y ante la falsa salida del portero Penny, dio un puntín al balón, que se fue metiendo con suspenso a la portería de Cristal.

Luego del 1-0 a favor de Guaraní, el cuadro peruano intentó sacudirse y estuvo cerca de la igualdad con dos remates de Sergio Blanco, que fueron muy bien contenidos por un atento Aguilar.

Antes de finalizar la etapa inicial, el equipo de Fernando Jubero casi sentenció el juego con el segundo gol. Tras una excelente cesión de Federico Santander, el mediocampista uruguayo Marcelo Palau se metió al área, remató cayéndose y la pelota pasó muy ceca del travesaño defendido por Penny.

En la complementaria, el equipo local hizo cambios ofensivos y en los primeros minutos casi no salió de territorio paraguayo. A los 51′ estuvo muy cerca del empate con un remate de Renzo Revoredo dentro del área, que tapó espectacularmente Alfredo Aguilar.

Jubero realizó algunos cambios, inclusos más ofensivos para volver a presionar arriba y alejar el balón de su portería. Por momentos lo logró, pero perdonó algunas ocasiones claras de contragolpe que pudieron haber sido el tanto definitorio para evitar sufrir hasta el final.

A los 76′, tras un magnifico contragolpe iniciado por Palau, Fernando Fernández, hombre de recambio, remató desde fuera del área y la pelota pasó sobre el travesaño. Instante después, Julián Benítez, el mejor hombre guaraní, eludió una marca rival y desde un ángulo difícil remató de zurda, pero al pelota se fue caprichosamente a un costado del palo derecho de Penny.

Sobre el final, ante el excesivo adelantamiento del equipo local, el Aborigen pudo haber liquidado con varios contragolpes de Fernández, pero no pudo definir con claridad y por ello se tuvo que sufrir hasta lo último

Con el empate, Guaraní clasifica como el segundo equipo del Grupo 8 de la Copa Libertadores con 9 puntos, detrás de Racing Club, que venció de local a Deportivo Táchira y se apoderó de la serie.

Deja un comentario