EE. UU. aclara postura y recomienda no suspender a Paraguay de la OEA

No hay razones para ello, adelantó ayer la secretaria de Estado adjunta para América Latina, Roberta Jacobson. Es el primer pronunciamiento explícito del Gobierno norteamericano tras la destitución de Lugo

El Gobierno norteamericano no está de acuerdo con aplicar la suspensión de Paraguay de la OEA, a raíz de la destitución de Fernando Lugo. No hay razones para ello, según adelantó ayer la secretaria de Estado adjunta para América Latina, Roberta Jacobson, en un encuentro con corresponsales en Washington.

La posibilidad de que Paraguay sea suspendido, fue lanzada en la OEA por Nicaragua; pero esta medida solamente puede ser aplicada por una asamblea general de los cancilleres.

El Consejo Permanente de la OEA, que se reunió martes pasado, había decidido posponer cualquier decisión sobre Paraguay, mientras analiza el informe que el secretario general de la organización, José Miguel Insulza, presentó sobre la situación de nuestro país. En su informe, Insulza rechazó cualquier tipo de sanción contra nuestro país.

“Paraguay no debería ser suspendido de la OEA a pesar de la destitución del presidente Fernando Lugo”, declaró ayer Jacobson, según la agencia de noticias AFP.

La crisis provocada por la destitución de Lugo debe ser un motivo para unir a la región en lugar de dividirla, dijo Jacobson, en el primer pronunciamiento explícito del Gobierno estadounidense sobre el caso.

Lugo fue destituido en una sesión extraordinaria del Congreso paraguayo el 22 de junio, por juicio político, y hasta ahora el Gobierno estadounidense se había mantenido en una posición prudente, a la espera de que la OEA examinara el asunto.

“En este momento no parece realmente haber una razón para suspender a Paraguay de la OEA”, ratificó Jacobson.

EN EL SUR. Los miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y del Mercosur decidieron apartar al nuevo Gobierno paraguayo, en la Cumbre de Mendoza (Argentina) como represalia por lo que algunos mandatarios de la región consideran una “ruptura del orden democrático”.

Sin embargo, el Gobierno norteamericano ve el caso diferente: “Veo a Paraguay como una forma de unirnos como región, para apoyar a la democracia paraguaya, no como un tema que exacerbe las divisiones”, enfatizó Jacobson.

Insulza propuso a los representantes permanentes de los 34 países de la OEA una misión que monitoree la situación en Paraguay y la organización se reunirá en los próximos días para debatir esa propuesta y decidir si toma alguna decisión al respecto.

Brasil alertó este miércoles que esa era una simple propuesta de Insulza, no una posición definitiva del conjunto de la OEA; pero para Jacobson “la noción de que la OEA siga comprometida con una misión (como propuso Insulza) es muy positiva”.

Medios locales paraguayos habían citado a un diputado sobre la posibilidad de que Estados Unidos instale una base militar a unos 250 km de la frontera boliviana.

“No tenemos ningún interés en promover una base o presencia militar más allá de nuestra relación normal con Paraguay en temas antinarcóticos”, dijo Jacobson.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.