Poder Ejecutivo arremete contra usureros que asfixian a docentes y funcionarios del MEC

La Presidencia de la República informó que “mediante conversaciones mantenidas entre el Banco Nacional de Fomento (BNF) y el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), se llegó a acuerdo mediante el “Convenio de cooperación interinstitucional MEC – BNF”, que permitirá sanear la economía de los docentes y funcionarios del MEC, a través de la modalidad ‘Compra de deuda’.”

Al respecto, el titular del MEC, Enrique Riera, dijo que “es un gran paso que estamos dando a favor de uno de los sectores que se hallaban desprotegidos ante los usureros que aprovechaban el momento para estafar a los maestros y dejarlos sin un guaraní a fin de mes”.

Todas las deudas serán consolidadas, a un plazo máximo de 7 años y a una tasa de 14% anual.

Riera destacó que esta medida permitirá que al menos cinco mil trabajadores de la educación tengan acceso a créditos blandos y a largo plazo.

“Eso les permitirá el alivio de su estado financiero y la tranquilidad económica necesaria para extremar sus compromisos con la calidad educativa que el país requiere”, resaltó el ministro de Educación.

En manera paralela, la medida también beneficiará a instituciones financieras y casas comerciales en general, ya que docentes y funcionarios del MEC podrá regularizar sus estados financieros que se encuentren en saldo rojo, aunque el objetivo principal es liberarlos del yugo de los usureros.

La Dirección General de Información Presidencial amplió el tema mencionando que “el documento se suscribirá la semana próxima conforme a la Resolución del Consejo de Administración N° 7, Acta N° 31 de fecha 5 de abril de 2017, que aprueba los términos del “Convenio de cooperación interinstitucional entre el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) y el Banco Nacional de Fomento (BNF)”.

Un día como hoy 26 de Julio pero de 1886 fallecía en Paris ELISA ALICIA LYNCH

Para algunos, una arribista; para otros, una mujer heroica. La compañera del mariscal Francisco Solano López conoció las mieles del poder, acompañó al Mariscal y a su hijito durante la guerra de la Triple Alianza, los vio morir y los enterró con sus propias manos. Su figura, todavía controvertida.
Como Evita Perón, Elisa Lynch tuvo una infancia desamparada: apenas quedó huérfana de padre, cuando tenía diez años, su madre se desembarazó de ella y de su hermano John, de catorce. El chico ingresó en la marina británica; ella fue a parar a un internado en Dublin. Al tiempo, la viuda volvió a casarse.
Del internado Elisa sólo sacó dos cosas positivas: una buena formación cultural y la amistad de una compañera, Eduvigis Strafford.
Su destino, en el mejor de los casos, era el de convertirse en institutriz o algo por el estilo. El modo que eligió para escapar de esa realidad no fue el mejor: a los quince años, entre 1850 y 1851, se casó con Carlos Javier de Quatrefages -un médico militar francés casi cuarentón que le había presentado su hermano- y se fue a vivir con él a Argelia. No tardó en arrepentirse.
Hay versiones del encuentro entre Elisa y Francisco Solano López, quien llegó a Europa en 1854 como ministro plenipotenciario enviado por su padre, Carlos Antonio López, presidente del Paraguay. Cada versión, por supuesto, coincide con la visión que se tenga de Elisa.
La más romántica dice que el encuentro fue en Argel y que el flechazo fue instantáneo. A los diecinueve años Elisa ya se había desencantado de su marido y de la vida mediocre en la colonia francesa. La seducción de López y las maravillas que hablaba de su tierra bastaron para encender la imaginación de la joven al punto que decidió abandonar a su marido. Sin decirle a Quatrefages que se trataba de una separación, Elisa viajó a visitar a su amiga Eduvigis. En Londres volvió a ver a López y combinaron para encontrarse más adelante en París.
Lo cierto es que, juntos, Francisco y Elisa conocieron a Napoleón III y la emperatriz Eugenia y recorrieron las principales ciudades de Europa. Entretanto, Elisa quedó embarazada de su primer hijo, Panchito, y López pagó a Quatrefages el dinero que éste exigía para conceder el divorcio.
A fines de 1854, López volvió al Paraguay a bordo del Tacuarí, un buque de guerra que había comprado para su país. Elisa lo siguió en otra nave: convencida de que iban a casarse, se lanzó a la aventura de vivir en esa tierra lejana que el Mariscal le había pintado como una potencia de riquezas incomparables y paisajes maravillosos.
Francisco Solano López no le había mentido en algo: a mediados del siglo pasado Paraguay era una rara perla en el continente. Mientras las naciones hispanoamericanas vivían un continuo baño de sangre, el país se mantuvo entre 1816 y 1840 con las fronteras virtualmente cerradas, gobernado por el dictador supremo Gaspar Rodríguez de Francia, cuya obsesión (aparte de aplastar toda posible oposición) era defenderse de las aspiraciones hegemónicas de Buenos Aires y de su otro poderoso vecino, Brasil. A pesar de su absolutismo, Francia dejó a su muerte un Paraguay de campesinos sin pobreza ni esclavitud, sin guerras intestinas y con una economía sólida.
El padre de Francisco, Carlos Antonio López (quien asumió la presidencia en 1844), dio otra vuelta de tuerca a la economía e industrializó el país. Quebró parcialmente el aislamiento contratando técnicos extranjeros y enviando jóvenes para estudiar en el exterior; construyó el primer ferrocarril y el primer telégrafo de Sudamérica, creó una flota mercante y hornos de fundición y afianzó la agricultura y la ganadería con obras de irrigación y mejoras técnicas. Pero López también veía como inevitable el conflicto que se desataría después de su muerte: las aspiraciones territoriales de Brasil y la Argentina, sumadas a los intereses británicos (opuestos a los paraguayos, cuya economía estaba en manos del Estado) no presagiaban nada bueno. Mientras hacía valer su muñeca diplomática, comenzó a preparar el país para llegar a la guerra en las mejores condiciones posibles.
Apenas llegó a Paraguay, Elisa supo que no habría casamiento. Además de la oposición familiar hacia ella -rayana en el odio- y del desprecio de la sociedad paraguaya, estaba Juanita Pesoa, un antiguo amor que ya le había dado un hijo a Francisco. Hubo muchas otras mujeres en realidad, pero las dos siguieron con él hasta el fin.
Ésa no fue la única decepción para Elisa. Si en Europa se habían mostrado juntos (él la acompañaba a misa en la catedral de Notre Dame, la llenó de joyas y la llevaba a todas partes), en su tierra López la enclaustró en una quinta a la que iba de tanto en tanto.
Allí nació su segunda hija, Corina Adelaida, que murió al poco tiempo.
Pero la irlandesa era brava y pudo desquitarse parcialmente cuando murió López padre y Francisco Solano fue nombrado presidente a despecho de su hermano Benigno. Elisa se trasladó a la ciudad para estar más cerca de su amante (en rigor, nunca vivieron juntos) y comenzó a influir en la sociedad y en el gobierno.
En lo social, modificó las costumbres de Asunción e impuso las modas parisienses: llegaban revistas, vinos, telas y perfumes franceses; en los salones se comenzó a hablar de literatura y a jugar al ajedrez; se construyeron balnearios. En lo político, se manejó como una jefa de Estado extraoficial (entre otras cosas, tuvo que ver con la creación del primer hospital para mujeres) que atendía algunas demandas de la gente del pueblo.
Francisco Solano fue, además, nombrado mariscal. Pero él no tenía la visión política de su padre. De él había heredado la desconfianza política hacia sus vecinos, pero -admirador del Segundo Imperio francés que conoció en su viaje- estaba convencido de que había llegado el momento en que el Paraguay debía hacer oír su voz en América.
En ese sentido, también hay dos versiones con respecto a la influencia de Elisa: para unos trató de prolongar el compás de espera, al menos hasta recibir las armas y los barcos encargados a Francia. Para otros, su sueño de ser la emperatriz de un Napoléon americano empujó a López hacia lo inevitable. También se dijo que mandó asesinar a Panchita Garmendia, un amor juvenil de López a quien llamaban “la doncella del Paraguay”.
Entre tanto, Elisa había dado a luz a Federico, Carlos, Leopoldo y Enrique.
Los desaciertos diplomáticos de López, las ambiciones del Brasil y las mezquindades políticas de la Argentina y el Uruguay (enfrascados en sus guerras internas) derivaron en un ajedrez en el que las alianzas políticas cambiaban día a día.
Pero el propio López encendió la mecha que desató la guerra (originalmente contra Brasil) y desembocó en la firma del Tratado de la Triple Alianza, cuyos objetivos eran implacables: hacer desaparecer el gobierno de López, cobrarle al Paraguay los gastos de la guerra y (aunque se hablaba de respetar la integridad territorial del contrincante) hacerse con la mayor cantidad de territorio paraguayo posible .Corría 1865. López partió al frente y Elisa (junto con Panchito, de diez años) pronto se reunió con él.
En el campo de batalla la llamaban “el coronel”. Acompañó a López hasta las cercanías de Yataití-Corá (donde el mariscal se reunió infructuosamente con el general uruguayo Venancio Flores y el general Bartolomé Mitre), tuvo su séptimo hijo (Miguel, quien murió de cólera pocos días después) en medio de la batalla de Tuyutí y pasó su posparto atendiendo heridos.
A todo esto, mientras el cólera y la guerra hacían estragos, López veía resquebrajarse el frente interno: sus hermanos conspiraban contra él (ordenó ejecutarlos junto a los demás cabecillas) y se dice que su propia madre le envió unos chipás envenenados, pero no llegó a comerlos porque una de sus tantas hijas naturales alcanzó a avisarle a tiempo.
Entre combate y combate, Elisa y Francisco se desencontraron varias veces, y en una ocasión la irlandesa estuvo a punto de caer en manos enemigas, pero fue rescatada por el general Martin Mac Mahon, ministro plenipotenciario de los Estados Unidos, quien además era portador del testamento por el que López dejaba a Elisa todos sus bienes.
La ciudad de Asunción había caído en 1869 y se formó un gobierno provisional en reemplazo de López. A esa altura, los propios aliados (aunque finalmente se repartieron casi la mitad del territorio paraguayo) estaban horrorizados de su propia victoria: habían muerto 90 por ciento de los varones, y en total casi las tres cuartas partes de la población.
El país nunca pudo recuperarse de esa sangría.
Casi sin seguidores, el mariscal (y con él Elisa y Panchito, por entonces de quince años) siguió combatiendo hasta el fin. Y el fin llegó a principios de 1870, en Cerro Corá. Elisa vio morir a sus seres queridos: Francisco, alcanzado por lanzazos y balazos; Panchito, por defenderla a ella.
Apenas alcanzó a cortar a cada uno un mechón de pelo que guardó en un relicario y a cavar con sus manos la fosa para enterrarlos. Fue tomada prisionera, despojada de sus bienes -a pedido de las damas paraguayas- y expulsada.
Finalmente, Elisa partió a Europa con sus niños. No le quedaban más de quince años de vida, pero todavía le faltaba sufrir la muerte de otro hijo, Leopoldo, y la traición de casi todas las personas en quienes confiaba para recuperar sus posesiones.
Los únicos respaldos que tuvo provinieron de su fiel amiga Eduvigis Strafford y del general Mac Mahon (quien le devolvió el dinero que Elisa le había dado, declaró a su favor ante los estrados y puso a su disposición al cónsul norteamericano en París, amigo suyo).
Tuvo una decepción más: regresó a Asunción -invitada por el presidente Juan Gill, quien se declaraba un leal servidor y aconsejaba su presencia para defender los intereses por los que luchaba- y se alojó en la casa de una amiga.
Pero apenas se enteraron de su llegada, un grupo de patricias armó revuelo y pidió que la expulsaran. Gill les hizo caso.
Volvió a París, donde sobrevivía vendiendo las pocas cosas que le quedaban, y enfermó de cáncer. Murió a los cincuenta años en la miseria, con la sola compañía de Eduvigis y una hermana de ésta, de su hijo Federico, un médico y la portera del edificio donde vivía. Tenía en sus manos su único tesoro: el relicario con los cabellos de Francisco y Panchito. La que había sido casi una emperatriz tuvo el más modesto de los entierros en el cementerio de Montmartre.

COMPARTIDO POR LIZ GAVILÁN POR MEDIO DE SU FACEBOOK.

Nuevo Rumbo

El presidente de la República, Horacio Cartes, se reúne en estos momentos con estudiantes de secundaria que siguen en paro exigiendo una mejor educación. El mandatario recibirá la propuesta y su firma pondrá punto final a las protestas.
De esta manera se resuelven los conflictos y se llegan a soluciones válidas. Esta reunión debe servir de ejemplo a los oportunistas que trataron de instrumentalizar la movilización estudiantil. El diálogo siempre es el mejor camino.

El 1 de mayo de 1865, en Buenos Aires, se firmaba el Tratado Secreto de la Triple Alianza

El 1 de mayo de 1865, en Buenos Aires, se firmaba el Tratado Secreto de la Triple Alianza, cobarde acuerdo que condenaría al Paraguay a gigantescas perdidas territoriales, y le privaba de su reconstrucción efectiva a mediano plazo.

Aquel tratado, obra de Bartolomé Mitre y José María Da Silva Paranhos, en nombre de la civilización y libertad, obligaba a un cambio de gobierno por la fuerza y nos llevaría a una guerra total desde 1868.

El viejo Paraguay dejaba de existir.

DIBUJO: Roberto Goiriz

Prometen entrega de lápices

La empresa ganadora de la licitación para la entrega de lápices para los kits escolares del Ministerio de Educación prometió que este lunes completará la entrega del insumo. Aún se desconoce cuándo se entregarán en su totalidad.

Nancy Oreggioni, socia propietaria de Génesis Industrial, prometió la entrega de un total de 3.150.000 lápices para este lunes, misma fecha en la que se inician las clases en las instituciones públicas y subvencionadas.

La empresaria argumentó que la demora se produjo por una protesta en el proceso de licitación por parte de las empresas que concursaron. Esta protesta fue rechazada por la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP), pero este hecho ya demoró la concesión de la licitación.

“Esta mañana estoy con dos camiones y esta tarde estaremos con más una vez que retire de Aduanas. Con lo que respecta a mi empresa, puedo garantizar que no habrá más atrasos. Son 3.150.000 lápices”, manifestó Oreggioni en conversación con radio Cardinal.

“El problema se suscitó cuando los demás proveedores hicieron una protesta con relación a ese ítem (los lápices). No estaba firme hasta el 23 de enero. Los bancos que me ayudan escatimaron en pagar y pasaron 10 días hábiles para que me habiliten a pagar a los proveedores del exterior. (El hecho) fue totalmente involuntario y ajeno a los pronósticos”, manifestó la empresaria.

Por su parte, el Ministerio de Educación, en cuanto a la distribución de los kits, prometió que se completará dentro de esta semana.

La firma Génesis Industrial también proveerá de sacapuntas y crayolas para los kits escolares. FUENTE: ABC

Educar y soñar

El Centro Educativo Mbaracayú, dirigido por la licenciada Sanabria, es un colegio internado que recibe a adolescentes campesinas, indígenas y brasiguayas para ofrecerles una educación basada en agronegocios.

En sus rostros se reflejan las ganas de salir adelante, de estudiar. Son jóvenes mujeres, entre 15 y 19 años, que albergan la esperanza de una vida mejor, de romper barreras, de abrazar metas: ser profesoras, enfermeras, ingenieras o tal vez médicas. Son las alumnas del Centro Educativo Mbaracayú (CEM), una institución autosustentable perteneciente a la Fundación Moisés Bertoni que recibe a adolescentes mujeres de la zona de la Reserva Natural del Bosque Mbaracayú. Está ubicada a 315 km de Asunción, en el departamento de Canindeyú. El colegio internado abrió sus puertas en 2009 para ofrecerles a las jovencitas una educación de calidad enfocada en los agronegocios.

La titular del CEM, Sonia Sanabria, explica que aquel es un lugar en el cual el acceso a los servicios de educación y salud es muy difícil. “Muchas niñas no pueden culminar la primaria porque la escuela está alejada de su casa o porque sus padres ya no la quieren enviar, entonces, se quedan como amas de casa o ayudantes en los campos de cultivo. Acá ellas tienen la posibilidad de estudiar y convertirse en profesionales para ayudar más adelante a su comunidad, una meta anhelada por ellas”, señala.

¿Por qué el colegio es solo para jóvenes mujeres? Es para que las mujeres de la zona puedan acceder a una mejor educación, mejor dicho, a una educación. Algunas de ellas, si no tuvieran esta posibilidad, tal vez dejarían de estudiar. Además, por una cuestión cultural, las chicas son las que se quedan en la casa como amas de casa y por tal motivo, no van a estudiar; menos si el colegio queda lejos de su hogar. Es por eso que nosotros les damos esa oportunidad de capacitarse.

¿Cuáles son los requisitos para ser parte del instituto? Nosotros disponemos del bachillerato técnico en Ciencias Ambientales, enfocado en los agronegocios. Deben haber culminado el 9° grado y tener las ganas de estudiar y salir adelante mediante el estudio constante. Cada año, se presentan entre 70 y 80 adolescentes para estudiar en el CEM, de las cuales quedan 60. Ingresan las primeras inscriptas. Para el próximo año, queremos implementar una especie de examen de ingreso, en el cual las postulantes puedan demostrar que quieren aprender realmente.

En una diversidad de alumnas, ¿cómo logran la convivencia armónica? Como la zona es multiétnica, las alumnas provienen de comunidades campesinas, indígenas y brasiguayas –como ellas se autodenominan–, Lo primero que las chicas aprenden es a tolerar y a compartir. Al principio es difícil, porque cada una llega con una cultura diferente, pero poco a poco se van adaptando. En las primeras semanas se trabaja ese aspecto y durante ese proceso cada una de las alumnas va aprendiendo un poco de cada cultura: costumbres, lengua y forma de ser.

¿Todas tienen el mismo nivel académico? Lo que nos preocupa es que en algunas comunidades indígenas a las estudiantes les cuesta llegar hasta el 9° grado, por diferentes razones. Este año no creo que tengamos alumnas aché, porque no hay chicas que estén llegando al 9°.

¿A qué se debe esto? Esta es una zona que va creciendo de a poco. El acceso a la educación es muy difícil y más en las comunidades indígenas. Bueno, en este punto se está logrando un avance porque en cada comunidad se va creando una escuela para fomentar la educación.

¿Cómo es el día a día de las chicas en el CEM? Todos los cursos, del 1° al 3er año, se dividen en grupos. Mientras uno tiene clases en el aula, los demás se concentran en otras actividades: atención dentro del Mbaracayú Lodge (el hotel de la reserva), en la granja de producción, en la huerta, la cocina y el comedor. En el Lodge, específicamente, realizan pasantías, enfoncándose en lo que es hotelería y turismo. Carmen Recalde, instructora de ecoturismo, es quien las capacita y asesora.

¿A través del Lodge y la granja logran autosustentarse? Sí. El aporte del turista por su estadía aquí va destinado al mantenimiento de la reserva y al sustento del CEM. En la granja, el trabajo consiste en el cuidado de los animales –gallinas, cerdos, vacas–, en la recolección de huevos, la producción de dulce de leche, que ofertamos en el hotel y también en Villa Ygatimí. Todo es artesanal. Además, las alumnas realizan la mezcla y envasado de especias; algunas, cultivadas en la huerta y otras, compradas de afuera.

El trabajo es constante… Por supuesto. Ahora, un grupo de chicas se encuentra desarrollando su pasantía. Las actividades en el CEM no cesan. Uno de nuestros eslóganes es aprender haciendo.

¿Cuándo las chicas visitan a sus padres? Los fines de semana tienen la posibilidad de visitar a sus familias o, en todo caso, esperarlas en el CEM. Como el acceso y salida del colegio es muy complicado, algunas optan por salir cada dos o tres meses.

¿Con qué capacidades egresa una adolescente del CEM? Las alumnas salen bastante capacitadas para afrontar el desafío laboral. Son muy requeridas en las zonas de Salto del Guairá, por ejemplo. También, las mejores egresadas obtienen becas para seguir estudiando. En Arroyo Bandera, una comunidad indígena de la zona, viven dos exalumnas aché que son becadas: estudian Educación Superior y enfermería. Una de ellas, la que aspira a ser profesora, ya está enseñando en su comunidad. Eso es algo muy positivo y más para las mujeres indígenas, cuya posibilidad de acceder a la educación es remota. Lo que rescatamos y destacamos es que van comprendiendo cómo la educación les cambia la vida. En este caso en particular, la joven ya cuenta con un rubro del Ministerio de Educación.

La beca es un estímulo para estudiar más… Claro. Cuando terminan el colegio, nosotros nos ponemos en campaña para conseguir las becas a las alumnas que más se esmeraron en aprender. Tenemos un acuerdo firmado con la Universidad Nacional de Villarrica, en lo que, actualmente están estudiando nueve chicas, a las que se van a sumar dos más este año. Y en Villa Ygatimí se encuentran ocho chicas cursando la universidad, de las cuales siete son indígenas.

Sanabria destaca que en la actualidad se están planteando una verificación del plan de estudios, para sacar a relucir qué es lo que realmente necesita la zona y si lo que están haciendo se adecua a las circunstancias actuales. “Estamos viendo la posibilidad de contar con un fondo para becas, para que más chicas puedan continuar con sus estudios universitarios”.

Esperanzas

Elisa Centurión (21) está encargada de la huerta del colegio. Es una exalumna del CEM, de la primera promoción. Estudiante de Agronomía, dice que decidió seguir trabajando en el instituto porque se siente cómoda allí. “Es una familia formada, ganada y nunca se para de aprender”. Lucía Benítez (17) es una de las alumnas que se encontraba de guardia cuando llegamos. Fue seleccionada, entre cinco mujeres, para ser guía de turistas en ecoaventuras. El sendero Aguara’i, que se introduce en las espesuras del bosque y luego retoma el camino para volver al colegio, lo conoce como la palma de su mano. “Yo soy de Villa Ygatimí. Me gusta el ambiente del colegio, nos tratan muy bien acá. Me estoy esmerando para salir adelante. Mi sueño es ser médica. Cuando lo cumpla, voy a volver a mi comunidad para ayudar a mi gente”, dice esperanzada. FUENTE : ABC

Miembros de la FNC exigen libertad de docente en Curuguaty

Miembros de la Federación Nacional Campesina marcharon desde la plaza Capitán Troche y sus 34 Curuguateños hasta la comisaría 5ª de Curuguaty para repudiar la actitud de los policías que, según denuncias, actuaron sin contar con una orden judicial y con mucha prepotencia en la jornada de este jueves en la colonia Tava Jopoi.

Los manifestantes corearon “ministros, jueces, fiscales sojero rembiguai” en todo el trayecto, por las avenidas principales de la ciudad hasta llegar a la sede policial. En todo momento fueron acompañados por uniformados policiales, dirigidos por el jefe de la comisaria Silvio Cantero y el grupo especial de operaciones GEO.

Al llegar a la comisaría local, los dirigentes repudiaron la actitud de los policías quienes intervinieron solamente bajo las órdenes del fiscal Rachid Lichi. Según el comisario Cantero, los manifestantes cuestionaron la detención del docente Ricardo Peralta, quien estaba realizando inscripciones en el momento de su aprehensión en la colonia Tava Jopoi en la tarde de este jueves. El mismo fue acusado por ingresar a una propiedad para detener el trabajo de un tractor agrícola en la jornada del miércoles pasado.

Apoyo de la Otep

Docentes de la Organización de Trabajadores de la Educación del Paraguay (OTEP-SN) se plegaron a la manifestación frente a la comisaría 5ª de Curuguaty lanzando duras críticas al gobierno de Horacio Cartes, a quien tildaron de dictador.

Además acusaron al fiscal Jalil Rachid de perseguir a los luchadores sociales. “Con la actitud de este fiscal, no va a acallar la lucha del pueblo, no vamos a retroceder y vamos a seguir hasta la última consecuencia”, refirió Rufino Benítez, dirigente de la OTEP-SN.

Los manifestantes anunciaron que continuarán con la medida de fuerza este viernes frente a la Fiscalía y al Juzgado. Indicaron que las movilizaciones se realizarán de manera indefinida hasta que se decrete la libertad del educador detenido.

Delitos

El fiscal Jalil Rachid informó que Peralta fue imputado por los delitos de coacción grave, resistencia y frustración de la persecución y ejecución penal.

Fuente Elías Cabral

Aparecen más funcionarios afines a Afara en Yacyretá

La nómina de contratados en la entidad binacional, ligados directamente al vicepresidente de la República, suma y sigue. Tras la primera lista publicada, siete más fueron incorporados.

A los más de 20 funcionarios contratados recientemente en la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) ligados directamente al vicepresidente de la República, Juan Afara, suman y siguen nuevas incorporaciones de leales al segundo del Ejecutivo, solamente en la sede ubicada en Encarnación.

Una de las beneficiadas es Erika Kuffel, quien se desempeñaba como titular de la Secretaría de Educación de la Gobernación de Itapúa, cuando el gobernador de dicho departamento era justamente Afara.

Elvia Ariste, de la Seccional Colorada de Cambyretá y colaboradora cercana del vicepresidente, es ahora la delegada jurídica de la EBY.

Otro privilegiado que consiguió un cargo en la hidroeléctrica por ser parte del equipo político del segundo del Ejecutivo es el ex concejal departamental Modesto Delvalle.

A este se le agrega Cornelio Martínez, quien durante el mando del vicepresidente en la Gobernación ocupaba el cargo de coordinador departamental de la Juventud.

Jorge González, Miguel Ángel Alfonso y Eduardo Bose son otros beneficiados con contratos por su afinidad con el ex gobernador.

El vicepresidente hasta el momento no realizó declaraciones respecto a las contrataciones en la Entidad.

Al ser consultado en el Palacio de López sobre dicha situación solo atinó a decir, “sigan investigando”.

El sector liderado por Afara está potenciando la línea política con miras a las contiendas municipales del próximo año y las elecciones generales de 2018.

La contratación de los leales en la EBY no es la única situación que involucra a dirigentes colorados que mueven toda su influencia para conseguir cargos.

El diputado colorado por Ñeembucú, Pedro Alliana, también logró que varios de sus colaboradores cercanos obtengan un cargo en la Binacional, en la sede de la capital departamental, Pilar.

CONCURSO. A pesar de que el propio presidente de la República, Horacio Cartes, anunció con bombos y platillos que todas las contrataciones de funcionarios públicos se realizarían por concurso público de méritos, la semana pasada, al día siguiente de que se inaugurara el portal que facilitaría la participación de la ciudadanía en general, el jefe de Estado reconoció que la contratación de Raúl Sánchez (h) en Yacyretá se concretó porque el joven y su familia son sus amigos.

RONCHAS. El hecho de que se filtrara la nómina de funcionarios nombrados y contratados en la EBY y su vinculación directa con el vicepresidente generó un malestar por parte de Afara y el gobernador de Itapúa, Luis Gneiting. Consideran que hubo deslealtad por parte del director de la Entidad, Juan Schmalko.

Preocupado ante esta situación, Cartes convocó el martes en Palacio de Gobierno al titular de la hidroeléctrica para conversar al respecto del impase entre los referentes de Itapúa y para interiorizarse sobre las contrataciones que se dan en la institución.FUENTE: UH

Kits escolares incompletos

La ministra de Educación, Marta Lafuente, reconoció algunas dificultades en la entrega de útiles escolares.

Uno de los principales problemas se registra con la empresa Géminis Industrial y Comercial, que ya debía proveer los lápices de grafito.

“Aún no recepcionamos los lápices de papel. La empresa Géminis fue la adjudicada pero no está cumpliendo”, lamentó.

Esta firma debía entregar los implementos a fines de enero; sin embargo, hubo inconvenientes debido a que se trata de materiales importados, según explicó la subsecretaria de Estado.

“No entregaron nada de lo que tenían que entregar. Sus productos están estancados en Uruguay”, comentó, en contacto con la 780 AM.

Indicó que -en un intento de paliar el déficit- en los primeros kits escolares entregados se usó un remanente encontrado en los depósitos del MEC.

Se tenían alrededor de 600.000 lápices de papel que sobraron de los periodos escolares pasados, según detalló.

Esta cantidad, sin embargo, es insuficiente, ya que se requiere de unos 3.000.000 de unidades, que fueron encargadas a la firma mencionada.

Los únicos estudiantes que recibirán los kits con los lápices de papel son los del Chaco y del norte de la región Oriental, ya que fueron las zonas priorizadas con las primeras entregas.

Ya a partir de ahora se decidió proceder con la entrega de los paquete de útiles, pese a no contar con los lápices que debían ser proveídos por Géminis.

“Por lo menos los lápices sí llegarán en los departamentos que priorizamos”, manifestó Mello.

Indicó que se adelantaron entregas en algunos puntos, considerando que se trata de zonas lejanas, donde en años anteriores hubo problemas en el tiempo de entrega.

Al detallar los departamentos priorizados, citó Presidente Hayes, Boquerón, Canindeyú, San Pedro y Concepción.

Alto Paraguay igualmente figura entre los departamentos prefenciados; sin embargo, hay dificultades para llegar a las comunidades debido a las inundaciones, según mencionó.

“Estamos viendo cómo llegar, conversando con la Secretaría de Emergencia Nacional”, refirió.

RETRASOS

Al ser abordada respecto a si los kits al menos llegarán a tiempo, la viceministra se limitó a señalar que el plan de entrega está preparado para ello.

“Nuestra meta es llegar en tiempo y forma en la mayor cantidad de instituciones posible”, refirió.

Reconoció, no obstante, que -a cuatro días del 24 de febrero, fecha marcada para el inicio de clases- recién se están completando entregas en departamentos del Norte.

De esta manera, queda pendiente casi toda el área de la región Oriental y la zona de Alto Paraguay.

Garantizó que “está en proceso la entrega a los departamentos del país, además de Asunción”.

Son 1.680.000 los kits que deben ser entregados por el Ministerio de Educación para el inicio de clases.FUENTE: ABC