Seam constata deforestación en una comunidad indígena

Los técnicos de la Secretaría del Ambiente (Seam) realizaron una serie de intervenciones en el Departamento de Canindeyú, constatando la deforestación de áreas boscosas, especialmente en comunidades indígenas, específicamente en la colonia Yapó, distrito de Corpus Christi.

Julio Marecos y Raúl Alonso, fiscalizadores de la Seam, constataron el desmonte para preparación de suelo de unas 1.500 hectáreas en la colonia Yapó, del distrito de Corpus Christi, misma colonia en donde días atrás se enfrentaran guardias privados y los nativos, y en la que falleciera un guardia de seguridad.

En el acta de procedimiento consta que el desmonte se habría realizado por etapas, ya que se observan pasturas en medio de los añosos árboles de gran extensión que fueron totalmente derrumbados.

En el documento consta además que se encontraron rollos de madera presumiblemente cortados con motosierras en distintas partes.

El líder indígena Yapogua aseguró que con maquinarias pesadas los brasileños realizaron la deforestación; “como ven, esta no es una chacra, es un lugar donde había monte alto dentro de nuestras tierras de 5.000 hectáreas. Son funcionarios de la firma Laguna SA, pero están varios arrendatarios”, indicó.

Agregó que días atrás 50 guardias de seguridad privada casi mataron a toda su gente, acción que realizan para no permitir el ingreso de las personas en la zona mientras realizan la deforestación.

El dirigente señaló que luego de destruir todos los montes preparan el lugar para sembrar soja. En una fracción de la propiedad se pueden observar rollos de gran tamaño y maderas derrumbadas, mientras que en la otra fracción, una gran extensión de tierra totalmente mecanizada.

En el momento de la fiscalización en el lugar se encontraban algunos funcionarios que manifestaron que solo ingresaron a la propiedad para sacar sus maquinarias y tanques.

Posterior a la verificación, los intervinientes se trasladaron hasta un establecimiento donde se encontraban el encargado y efectivos policiales, quienes custodian en forma permanente la zona.

En el lugar fue entregada la notificación, que pone un plazo no mayor a 10 días para que los responsables acudan a las oficinas de la Seam de la capital a fin de presentar el descargo correspondiente.

El fiscalizador Julio Marecos aseguró que los responsables se exponen a fuertes multas de no contar con la licencia ambiental y los permisos que las leyes exigen para estos casos, aparte de la responsabilidad penal que conlleva, a través del Ministerio Público.

Las 5.000 hectáreas de tierra se encuentra en litigio entre la firma Laguna SA y los indígenas de la parcialidad ava guaraní, que reclaman el inmueble por ser tierras ancestrales. fuente UH

Deja un comentario