Denuncian persecución de la diputada y el gobernador

El concejal colorado de Curuguaty Agustín Pío Ramírez denunció una presunta persecución de la rosca política liderada por la diputada María Cristina Villalba de Abente y el gobernador de Canindeyú, Alfonso Noria Duarte, también colorados, quienes valiéndose de su influencia habrían ordenado a funcionarios de la Secretaría del Ambiente (Seam) y del Instituto Forestal Nacional (Infona) que allanaran las tres estancias del ganadero. Sería en el marco de una supuesta vendetta por las denuncias sobre las irregularidades que cometen las autoridades en la región y la protección que otorgan a la banda que mató al periodista local Pablo Medina.

Las intervenciones se llevaron a cabo el miércoles de mañana en las estancias “La Fortuna”, “Porvenir” y “Kuña Porã”, todas propiedad de Ramírez y ubicadas entre los distritos de Curuguaty e Ypejhú, en la zona baja de Canindeyú.

Según le explicaron a Ramírez, los funcionarios que encabezaron los procedimientos fueron a constatar una supuesta deforestación detectada a través de imágenes satelitales.

Pero el ganadero les aclaró que dichas imágenes ya son antiguas y que, efectivamente, había sido sancionado por una quemazón que ocurrió a nivel regional y que también afectó a una parte de su propiedad. Pese a que en aquella ocasión intentaron detener la quemazón, fue prácticamente imposible debido a una severa sequía, agregó el hacendado.

De todos modos, por este hecho, Agustín Pío Ramírez fue condenado a construir una escuela en el barrio San Isidro Labrador de Curuguaty, como un resarcimiento por el daño ambiental.

Pero ahora, llamativamente, la comitiva estatal allanó de nuevo las tres estancias de Ramírez con el argumento de la deforestación provocada en aquel tiempo, siempre según la denuncia.

“Lo llamativo es que en esta región hay más de 200 estancias, pero justo fueron a allanar únicamente las mías. Obviamente, los funcionarios no pudieron constatar ninguna irregularidad en mis tierras, pero me queda la sensación de que fueron a buscarme cualquier elemento para perjudicarme”, se quejó el ganadero.

Vendetta

Según los datos surgidos en Curuguaty, la orden de allanar las tres estancias de Agustín Pío Ramírez habría provenido de la Gobernación de Canindeyú, encabezada por su titular Alfonso Noria Duarte, muy cuestionado no solo en su ciudad natal, sino también en todo el país, por un meteórico ascenso económico que experimentó de la mano de su “madrina”, la diputada Cristina Villalba.

Noria y Villalba, precisamente, están sospechados de proteger a la red de narcos del exintendente de Ypejhú Vilmar “Neneco” Acosta Marques, autor intelectual del asesinato del corresponsal de ABC Color en Curuguaty, Pablo Medina Velázquez.

Ramírez también denunció que habiendo varias propiedades donde sí se llevan a cabo deforestaciones, nadie hace nada al respecto.

Fuente

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios