Cambian a jefe policial denunciado por un brasileño

VILLA YGATIMI. El jefe de la comisaría de Villa Ygatimi Luis Justiniano, fue destituido luego de ser denunciado por un colono de origen brasileño, cuyo vehículo fue secuestrado y a quien luego supuestamente se le exigió G. 50 millones para devolverlo.

Todo se inició cuando el ciudadano de origen brasileño Junior Kunrath (29), denunció el pasado sábado 14 de julio ante el fiscal Jalil Rachid que su camioneta Hummer, con placa PKJ 042,  fue secuestrada por policías de esta ciudad.

Según la denuncia, el lujoso rodado habría sido interceptado por el subcomisario Luis Otilio Justiniano Barrios, entonces jefe de la unidad policial local. El uniformado se movilizaba en su camioneta Nissan, negra. El rodado estaba al mando de Orlando Javier Morales, y acompañado por Cristian Bordón, ambos vecinos de esta ciudad.

El dueño reveló que entregó la camioneta a Morales, para llevar a mostrar a un posible comprador en la localidad de Ypehú. Tras realizar la exhibición, Orlando retornó a esta ciudad para devolver a su dueño. En el trayecto fue demorado el rodado y sus dos ocupantes por el jefe de la unidad policial local. Era aproximadamente las 17:00 del pasado sábado 14 de julio.

Los dos ocupantes alertaron al dueño, pero el oficial de policía Justiniano Barrios, en contacto vía celular, comunicó al propietario que los dos ocupantes estaban detenidos, debido que en su interior se transportaba marihuana y que para “solucionar” debe entregar la suma de G. 50 millones.

TORTURA Y AMENAZA

Ante la imposibilidad de disponer la millonaria suma, el dueño prometió cumplir con el pedido pero al día siguiente. Entonces los dos ocupantes fueron alzados a una patrullera y llevados hacia la colonia Ko’e Porã (unos 20 kilómetros), y en el trayecto fueron golpeados y agredidos. También recibieron amenazas de muerte. Los dos hombres aseguraron que luego fueron trasladados al calabozo de la comisaría local, hasta que finalmente los

agentes decidieron liberarlos en medio de un yuyal, en las cercanías de la colonia Carupera. Allí, los demorados recibieron del subcomisario la suma de G 50.000 cada uno para que pudieran retornar a sus hogares.

El dueño de la camioneta aseguró que presentará al fiscal Rachid una grabación de la conversación con el subcomisario Justiniano Barrios, quien le exigió la entrega de G. 50 millones. Posteriormente el monto bajó a G. 40 millones. En vez de entregar el millonario monto, el dueño radicó la denuncia ante el Ministerio Público.

CINCO DIAS DESPUES

A cinco días después del secuestro, el rodado fue hallado en la tarde de este miércoles sin la llave en un área boscosa de la comunidad indígena Itá Poty, a escasos kilómetros de esta ciudad. El fiscal Rachid dispuso la entrega a su legítimo dueño. El agente fiscal aseguró que impulsará una exhaustiva investigación para aclarar el ilícito

En todo momento, el subcomisario Justiniano Barrios negó haber interceptado y secuestrado y menos haber propinado torturas a los denunciantes. Sin embargo, el jefe de la Policía de Canindeyú, comisario principal Benito Núñez, ordenó su relevo y de otros nueve suboficiales que estuvieron de guardia el pasado fin de semana. En su reemplazo fue nombrado el comisario principal Justo Enrique Ojeda Santacrúz.

 

Deja un comentario