Con música, danza y colorido, Asunción celebra sus 475 años de fundación

La madre de ciudades, una vez más se vistió con su mejor gala para celebrar sus 475 años de existencia. Con música, danza, y gran participación de personas de todas las edades, el microcentro de Asunción se llenó de color y alegría como los lapachos en flor que adornan las calles de la ciudad en esta temporada del año.

La primera parada fue el litoral, frente al Palacio de López, allí un gran escenario montado sirvió para la presentación de grandes artistas de la talla de Vocal Dos y Juan Cancio Barreto, además de un ensamble de la Orquesta Sinfónica de Asunción y la del Congreso, bajo la dirección del connotado maestro, Diego Sánchez Haase.

Ante la presencia del presidente de la República, Federico Franco, y todos los miembros de su gabinete, la Osca rindió tributo a dos pilares de la música paraguaya: Agustín Pio Barrios “Mangoré” y José Asunción Flores, interpretando de forma brillante “Danza Paraguaya” y “Gallo Cantor”.

Además, el gran pianista Óscar Faella subió a la tarima para interpretar en un lustroso piano blanco una versión de “Che Trompo Arasá” del maestro Herminio Giménez. Con sublimes arreglos cautivó a un público que dejó atrás la timidez y acompañó con palmas al compás del 6×8.

Luego fue el turno del emblemático dúo del nuevo cancionero paraguayo “Vocal Dos”, de los hermanos Pettengil. Con “Así canta mi Patria” evocaron los tiempos de la resistencia artística contra la dictadura, que tenía a esta canción como telón de fondo. A modo de despedida interpretaron la canción insigne de Maneco Galeano “Soy de la Chacarita”.

De este modo el concierto se trasladaba a la emblemática explanada de la Catedral de Asunción.

Con la presentación del locutor y animador Rubén Rodríguez arrancó el discurso inicial del intendente de la ciudad, Arnaldo Samaniego, el cual se centró en poner punto final a las diferencias entre paraguayos y trabajar para lograr el bien común; irónicamente minutos atrás, una dama del público, de nombre María Teresa Peralta abucheó al presidente Franco, quien se encontraba sentado en la primera fila en compañía de su esposa Emilia Alfaro.

La fiesta continuó gracias a la energía de la banda, el ballet y el conjunto folclórico municipal. A medida que pasaban las horas, cada vez más gente se congregaba frente al templo religioso más emblemático de nuestra ciudad capital. No faltaron los vendedores que ofrecían comestibles y juguetes para niños, para dar más color a la fiesta.

El momento más vitoreado fue cuando la Orquesta Sinfónica de la Ciudad de Asunción (Osca) comenzó con su “sinfonía divertida” en compañía de Tito García y sus simpáticos muñecos, algo que desató la risa de los más pequeños y el aplauso de los presentes.

Así con mucha música y con personas rebozando las calles céntricas, Asunción celebra sus 475 años en un periodo de transformaciones y nuevos vientos, pero conservando la misma magia que en sus tiempos de jazmines, azahares y tranvías y albergando un sinfín de historias en las entrañas de sus calles y en los rostros de su gente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.