Trucos para tardar más: 7 posturas con las que los hombres aguantan más en la cama

A menudo leemos y nos informamos sobre técnicas para mejorar nuestra vida sexual, consejos para alcanzar el mejor orgasmo o ideas para hacer más divertido –y menos rutinario– el sexo en pareja.

Se habla mucho de consejos para conseguir que las mujeres alcancen el clímax, pero, como explica la psicoterapeuta sexual Vanessa Marin en Bustle, partiendo de la base de que “aguantar cinco minutos es un tiempo bastante estándar para la mayoría de los hombres mientras que ellas requieren alrededor de 20 minutos para tener un orgasmo”… Mal vamos.

Hay muchas cosas que se pueden hacer para que ellos tarden un poco más en eyacular y –de paso– innovar en la cama. Cambiar de postura durante el acto para tomarse un respiro y reajustar la coordinación, tratar de practicar posturas en las que no se dé una penetración profunda manteniendo un ritmo lento y constante, o posiciones en las que el hombre pueda cansarse más físicamente de tal forma que se desvíe ligeramente su atención para retrasar la llegada del orgasmo, son algunos de los trucos que plantea la experta en sexología.

Para poner en práctica todos estos consejos, Marin ha elaborado una lista con algunas de las mejores posturas sexuales que ayudarán a los hombres a durar más en la cama. De esta manera podrán aguantar un poco más dejando un margen de tiempo suficiente para que también ellas puedan alcanzar el orgasmo.

1. La cucharita

Marin asegura que, aunque la penetración inicial en esta postura puede ser un poco difícil, “es totalmente factible y vale la pena”. Ambos mirando en la misma dirección, la pelvis de la mujer debe estar algo más arriba, con la cadera inclinada hacia delante y las piernas flexionadas para ayudar a que sea más fácil la penetración.

Una vez encajados y acurrucados, la mayor parte de la acción dependerá del hombre, que puede aprovechar la posición para rodear con sus brazos a la mujer y excitarla de otras maneras adicionales y conseguir un impulso adicional. La idea es igualar y coordinar los movimientos y que haya mucho contacto físico cuerpo con cuerpo.

Con esta posición se consigue una penetración poco profunda por lo que se evita la sobreexcitación del hombre y además se le obliga a moverse lentamente, ya que, de hacerlo con efusividad, es bastante probable que tengan que recolocarse.

2. Cara a cara

Básicamente, se trata de estar uno frente a otro. Ya sea de pie o tumbados, la idea es que la pelvis de ella esté un poco por encima y eleve una de sus piernas para rodear la cintura de él. Como ocurría con la anterior, la penetración es un poco complicada por lo que “uno de los dos tendrá que utilizar su mano para guiar el pene dentro”, explica Marin.

En este caso ella puede ayudarse del impulso de su pierna para coordinar los movimientos y acercarse o alejarse de él como guste. Igual que antes, con esta postura se consigue una penetración poco profunda que no permite mucho empuje por parte del hombre. Las amplias posibilidades de que haya que hacer paradas porque el pene se salga, ayudará también a que él aguante unos minutos más antes de llegar al orgasmo.

Se trata además de una posición íntima y personal en la que la pareja puede aprovechar para mirarse a la cara y descubrir de primera mano las sensaciones que está viviendo la otra persona. Así, pueden coordinarse más fácilmente y alcanzar ambos el clímax.

3. La cruz

El hombre tumbado de lado y la mujer recostada boca arriba en perpendicular cubriendo con sus piernas la pelvis de él. Como si el cuerpo de ella surgiese desde la cadera de él. Una postura que permite una movilidad recudida y una penetración poco profunda.

Él puede moverse hacia delante o hacia atrás sosteniendo las piernas de ella. Al tener el cuerpo de la mujer encima se limitan los movimientos de él por lo que la efusividad queda controlada.

“Muy buena para una tarde de domingo perezosa”, comenta Marin, lo mejor de esta posición es que al estar ella boca arriba sin nada encima él puede aprovechar para acariciar sus zonas erógenas.

4. La postura del perrito modificada

“En esta posición mi novio podría llegar al orgasmo en menos de 30 segundos”, le comenta una lectora a Marin, de ahí que la sexóloga proponga reinventar el tradicional perrito sin tener que renunciar a esta postura y consiguiendo que él aguante lo suficiente.

Una vez se está en la postura, la idea es que ambos vayan bajando lentamente sus cuerpos hacia la cama de tal forma que el estómago de él quede completamente apoyado contra la espalda de ella.

Las piernas de la mujer, con las rodillas flexionadas, quedarán entre las del hombre de tal forma que el ritmo no dependa sólo de él sino que se centre en mantenerse encajado y en coordinar sus movimientos con ella.

“Se trata de una fricción más lenta que la profundidad de empuje del estilo perrito regular” añade Marin. Se limita la tradicional sobreexcitación masculina de esta postura y se trata de una postura estupenda para tener un mayor contacto con el punto G femenino.

5. Misionera: ella encima

Con él tumbado boca arriba, la mujer debe arquear sus piernas y posicionarse encima de él dejando que sus extremidades le rodeen. Una vez se haya producido la penetración, ella se inclinará hacia delante sosteniendo el peso de su cuerpo –apoyándose bien en el pecho de él como en la almohada– sobre las palmas de las manos o codos.

En esta postura la mujer es la que coordina la acción por lo que podrá moverse como guste –“moviendo las caderas hacia atrás y hacia adelante o en círculos”, sugiere Marin– hasta alcanzar el orgasmo.

Los cambios de ritmo dependerán del grado de inclinación de la mujer hacia el hombre que puede acercarse a su cara mantenerse en ángulo de noventa grados sobre él. Cuanto más se eche hacia delante la penetración será menos profunda por lo que puede aprovechar estos momentos para besarle o hablarle.

6. Sentados en la cama (ella encima)

Ambos sentados, ella rodeará con sus piernas la espalda de él hasta que su pelvis encaje y se produzca la penetración. Libertad total de los brazos en esta postura que pueden servir para abrazar a la otra persona y sentir un mayor contacto físico.

Permite jugar con diferentes ángulos de inclinación para acercarse más o menos a él y mover las caderas a su gusto para que la penetración sea más o menos profunda: “Hay una penetración profunda, pero sin posibilidad de empuje intenso por parte de él”, comenta la sexóloga.

Como ocurría con la anterior, en esta posición el ritmo lo marca la mujer por lo que, por lo general, él aguantará más tiempo y ella tendrá mayor margen para buscar su orgasmo. En opinión de Marin es “una postura muy dulce y sensual. Puedes ir lenta y tomar muchos descansos para hacerlo más o menos pasional”.

7. Sentados en una silla (ella encima y de espaldas)

En un sofá o silla –“preferiblemente con apoyabrazos”, recomienda la sexóloga–, la mujer se sienta sobre el hombre dándole la espalda con el culo sobre su regazo. Ella debe inclinarse hacia delante para llevar a cabo la penetración.

Fuente elconfidencial

5 errores más comunes de los hombres al usar un condón

Hay cinco errores frecuentes que los hombres cometen a la hora de la intimidad. Desde que comprar el preservativo puede ser el 1mer error. Conoce 5 errores.

Lima. A la hora de usar el preservativo, muchos hombres podemos llegar a cometer algunos errores desde la compra. No escogemos el adecuado para nuestro miembro viril o lo llevamos siempre en la billetera. Entérate sobre los cinco errores más de los hombres al usar un condón:

1.- Talla incorrecta

Quizás comprar preservativos de talla extra grande sea una forma de alimentar la vanidad de uno o la de su pareja, no obstante, a no ser que sea la talla correcta, en realidad nos estamos haciendo un flaco favor.

Igual que cuando nos compramos un pantalón demasiado ancho y al caminar se nos empieza a caer, lo mismo ocurre con estos preservativos. La fricción termina por hacerlos “salirse” o perderse completamente. Igual que si se trata de una talla demasiado pequeña, terminará por romperse, debido al mismo friccionar.

Los preservativos de látex deben quedar perfectamente adecuados para que protejan de la forma que están pensados. Ni demasiado estrecho, ni demasiado anchos, sobre todo si buscamos evitar sorpresas de ningún tipo.

2. Guardar el preservativo en la cartera: ¡Nunca más!

Si hay algo que llevamos a todas partes es la cartera, por eso parece lógico llevar los preservativos para ocasiones de “emergencia” en ella. No obstante, estos preservativos son sensibles al calor, la fricción y la presión, cosa que hace que si pasa un mes dentro de la cartera que uno suele llevar en un bolsillo del pantalón pierda fiabilidad.

Los preservativos deberían almacenarse en lugares secos y a atemperados.
Además, respecto a esta costumbre, es común que, si no estamos en una relación estable o somos un/a auténtico/a casanovas, queden guardados durante un tiempo, llegando a ser quizá demasiado. Nunca debemos usar un preservativo caducado. Lo primero que hay que hacer para comprobar si lo está o no, es mirar la fecha de caducidad. Aunque no esté pasado de tiempo, debemos comprobar que al abrirlo, mantenga la textura que le corresponde. En caso de que esté seco o demasiado pegajoso, ¡no dudes en tirarlo!

3. No puedo abrirlo, probaré con los dientes… ¡NO!

No importa la prisa que tengas o lo sexy que quieras parecer: usar los dientes o cualquier objeto punzante es una mala idea.
Generalmente, los preservativos se empaquetan con una cobertura fácil de abrir. Antes de usar los dientes, inténtalo con las manos (a ser posible sin unas uñas largas y afiladas).

4. Demasiado tarde

Cuánto más tarde nos pongamos el preservativo, más posibilidades hay de que haya un intercambio de fluidos no deseado. Algunos estudios aseguran que entre el 17% y el 50% de la gente espera hasta el ultimísimo momento para usar el preservativo tras empezar a “relacionarse“. Esto aumenta las posibilidades de contagio de ETS y de embarazo. Hay que usar el preservativo antes de empezar, no mientras tanto.
También es un problema quitarlo tras demasiado tiempo, ya que puede “salirse”. Así que, hay que usarlo y retirarlo en los momentos idóneos, no excesivamente tarde.

5. IMPORTANTE: Pensaba reutilizarlo… ¡Jamás!

Esta es una de las peores costumbres que, aparentemente, entre el 1,4% y el 3,3% de las personas realizan. No es una buena idea, no sólo por lo anti higiénico, sino también porque la efectividad del preservativo se pierde. Lo correcto es usarlo una vez y no más.

Fuente peru

7 pasos previos de una mujer antes de llegar al orgasmo

Antes de llegar al orgasmo, en los momentos previos, hay algunos síntomas que demuestran que la mujer va a llegar al clímax.

Con todo esto podrás hacerte una idea de que el orgasmo le llegará pronto y podrás estar preparado para disfrutar con ella del máximo placer. También pueden entrar en este punto los gritos, que pueden aparecer o no dependiendo de lo escandalosa que se sea.

Cada mujer tiene una forma distinta de vivir el placer del sexo y de demostrarlo. Por eso, estos 7 síntomas pueden variar entre mujeres. Eso sí, son un GPS perfecto para un hombre que no sepa identificar cuándo está su chica a punto de llegar al clímax.

1. Respiración más fuerte. Se le escucha respirar con más intensidad y más fuerte. Estate atento, le escucharás.

2. Apretará su cuerpo contra el tuyo. Puede que incluso te presione con fuerza.

3. Sonidos leves y muy cortos, normalmente acompañados de un ligero jadeo.

4 .Suspiros. Además de la respiración más fuerte ella suspirará.

5. Justo antes del orgasmo se quedará sin respiración durante unos segundos.

6. Los ojos los mantendrá cerrados con fuerza.

7. El cuerpo lo tendrá rígido.

Fuente peru

Diez claves para lograr el placer sexual femenino

Más allá de las imágenes mediáticas y los tópicos en torno a la satisfacción sexual femenina, cabe preguntarse cuáles son las claves que nos pueden ayudar a mejorar, en el día a día, nuestras experiencias sexuales. Con la ayuda de Victoria Romero, sexóloga de myBodyStores.com reúne las 10 claves para tener una vida sexual más satisfactoria.

1
DEDICARSE TIEMPO
“Las mujeres tenemos cada vez menos tiempo para nosotras mismas. Las rutinas cada día son más estresantes y esto hace que muchas mujeres no tengan tiempo para sí mismas: para cuidarse, para mimarse y dejar de lado las preocupaciones”, asegura la sexóloga de myBodyStores.com. Por tanto, la primera máxima es buscar tiempo para ti misma a lo largo del día.

2
AUTOCONOCIMIENTO
Es una palabra archiconocida y repetida hasta la saciedad en el entorno sexual: “Hay que conocerse a uno mismo”. Sin embargo, la autoexploración sigue siendo un cliché para algunas mujeres. ¡Desecha los perjuicios! Conocerte bien te permitirá guiar a tu pareja y mejorar la satisfacción

3
SER CREATIVAS
Generalmente somos creativas en nuestros trabajos o en nuestro hobbies. ¿Por qué no incentivar esta faceta en nuestras fantasías? Innovemos en los encuentros y en las nuevas formas de disfrutar de nosotras mismas y de las personas que queremos.

4
MENTE SANA
“El orgasmo se produce entre las orejas”, asegura la sexóloga que, con esta frase, ejemplifica que el cerebro es el mayor órgano sexual. De él dependerán las respuestas que se produzcan en nuestro cuerpo, por tanto, debemos prestar atención a sus respuestas e intentar estar concentradas en nuestros momentos íntimos.

5
DEJARSE LLEVAR
La mayoría de las mujeres viven atrapadas en sus pensamientos, en sus preocupaciones o en sus miedos. Para mejorar nuestra sexualidad es importante que “ese tiempo” que nos dedicamos a nosotras mismas esté marcado positivamente por las sensaciones, dejándonos llevar, relajando la mente o enfatizando en nuestras fantasías.

6
CUERPO SANO
¿Sabías que tenemos nada más y nada menos que dos metros cuadrados de piel para experimentar sensaciones? Cosquillas, caricias, masajes… un sinfín de maneras que nos ayudarán a aprender de las sensaciones que nos produzcan.

7
PUNTO G
Nos hemos pasado la vida preguntándonos dónde está el Punto G y en realidad es… ¡nuestro querido clítoris! Concretamente una zona del clítoris que al estimular con movimientos vigorosos (no como cuando lo hacemos en el glande del clítoris) se mueve todo el órgano, incluidas las dos raíces de 10 cm cada una. Esta estimulación produce sensaciones muy placenteras y distintas al placer sexual convencional. Un ‘must’ de la sexualidad

8
AUTOESTIMA
Es uno de los puntos más importantes para tener una vida sexual satisfactoria. La aceptación es la base y debemos pensar que, aunque no tengamos un cuerpo perfecto, según los estandartes actuales, es nuestro cuerpo y debemos quererlo y disfrutar del placer que nos aporta. Es importante que sepamos que “no existe la mujer perfecta”, sino mujeres que se quieren, que se aceptan y por tanto se respetan. La autoestima es el respeto hacia uno mismo. femenina.

9
ASERTIVIDAD
La química y la conexión con la pareja son igual de importantes que la asertividad: decir no cuando algo no nos gusta o no nos apetece, saber pedir lo que queremos, lo que nos gusta… Se trata de defender tu parcela de placer e intimidad sin pisotear la de tu pareja. Para que en una negociación todas las partes puedan verse beneficiadas, especialmente a largo plazo, es imprescindible ser asertivos.

10
{$TITULORANKING}
Suena a “perder peso” pero nada de eso. El ejercicio nos ayuda a liberar endorfinas que el cerebro “entiende” como una recompensa. Por tanto, el ejercicio nos ayuda a ser más felices y a sentirnos más atractivos y ambas contribuyen a mejorar nuestra satisfacción sexual. Tal y como señala la sexóloga Victoria Romero, “si no te gustan los gimnasios, la solución es sencilla: solo tienes que aprender a disfrutar de la intimidad con tu pareja”.

Fuente laprensa

¿Qué piensan las mujeres mientras dan sexo oral a un hombre?

Por nuestra mente pueden pasar muchas cosas en todo momento, incluso cuando estamos en una situación íntima con nuestra pareja (sexualmente hablando).

El problema del sexo oral es que ellos lo disfrutan a cada segundo, pero nosotras y nuestra mente hecha para el multitasking tenemos mucho tiempo de pensar en cosas diferentes mientras lo hacemos.

Chrissy Stockton juntó para Thought Catalog las mejores respuestas que encontró en Reddit a la pregunta “¿en qué piensan las mujeres cuando hacen sexo oral?”.

Estas son algunas de ellas.

1. ¿Por qué el sexo dura tan poco si esto dura tanto?

2. Desearía poder respirar por la nariz…

3. No te atragantes… no te atragantes… no te atragantes…

4. Me pregunto si esto le gusta… ¡Guácala! Hay un pelo en mi garganta

5. Cuidado con los dientes… cuidado con los dientes… AY DIOS ¿LO TOQUÉ CON MIS DIENTES?

6. Más le vale que sea recíproco.

7. Hmmm hoy huele rarito…

8. ¿si soplo se le inflan las pelotas?

9. Que bueno que no huele feo /Ugh, olor a pelotas sudadas.

10. ¡Que termine ya porque me duele la mandíbula!

Fuente peru

Lo que enloquece a las mujeres en el sexo

Conoce eso que le encanta a las mujeres en las relaciones íntimas.

Complacer a una mujer al momento de tener relaciones es uno de los misterios más grandes para un caballero, sin embargo, el portal salud180.com reveló información de El País que seguro te permitirá tener una relación sexual que vuelva loca a tu mujer.

El juego previo al sexo, mientras más sea el físico y psicológico mejor será el momento de la intimidad.
Hablarle al oído a una mujer con palabras sensuales y excitantes es otra buena opción.
El sexo oral ayuda a la mujer a tener su orgasmo y mayor disfrute.

Ritmo, se recomienda alternar lo dulce con lo pasional, lo lento con lo más rápido para mejorar tu perspectiva.
Los ojos, mirarse uno al otro es algo maravilloso.

Hacerlo con amor, agregar siempre una caricia, un abrazo y ese toque de ternura que da el amor.
Hablando se entiende la gente, si hay algo que te gusta pídelo y si hay algo que no te gusta pide que no lo hagan, eso ayudará a una mejor relación sexual.

Se acabaron los misterios, ahora hacer feliz a tu mujer depende de ti.

Fonte holaciudad

¡Promesa de topples ya consiguió dos avionetas!

Raúl Fretes, un hombre mayor que dijo ser ganadero y, además, un capitán de aviación retirado, quedó sensibilizado con la campaña iniciada por Lilian Ruiz para conseguir avionetas que trasladen enfermos a la capital. Prometió ceder dos de sus avionetas a esta causa noble impulsada por la rubiaza. Al ser consultado si quería que Lilian cumpla su promesa de topples con él a bordo, respondió: “Por favor, que no se malinterprete” ¡Belleza milagrosa!

LILIAN EN LA AVIONETA

-Lilian, apareció gente que donará avionetas apenas lanzaste tu campaña solidaria.

-Me pone más que contenta que la gente se ofrezca por causas nobles. Ahora mismo la avioneta que me llevará a Paraguarí me deja a mí y va a traerle a un enfermo del Chaco, estamos en eso. Hay demasiada gente necesitada sin recursos.

-Dice que se trata de un aviador retirado.

-Me parece fantástico que gente como este militar, que sin estar involucrado en política, se ofrezca de buen corazón. La vida recompensa a quienes son generosos.

-¿Pero vos cumplís tu promesa?

-Así mismo, siempre cumplo con lo que me comprometo.

-¿Y a las autoridades qué les decís respecto a que se sumen a tu iniciativa?

-Es que también quiero tocar con esta campaña el corazón de la gente del gobierno, que tiene todos los recursos en sus manos para ayudar a las personas que no lo tienen. Es su deber.

QUE CUMPLA PROMESA POR LA GENTE

-¿Le conmovió, don Raúl, la campaña solidaria iniciada por la modelo Lilian Ruiz?

-Mirá, me encantaría poder ponerme en contacto con ella, para saber en qué puedo ser útil en esta campaña, dispongo de dos avionetas y me gustaría ayudar en lo que se pueda.

-Le parece digna de imitar la iniciativa de Lilian Ruiz.

-¡Claro! Que la imiten todas, me parece una iniciativa muy noble.

-¿Y a usted le gustaría que Lilian cumpla su promesa de hacer topples en la avioneta con usted adentro?

-¡A la pinta! Me encantaría que ella cumpla su promesa por esta gente que necesita. Yo ya soy una persona mayor y ella una muchacha joven, espero que no se interprete mal.

FUENTE:HOY

LILIAN EN LA AVIONETA 02

Balance sexual: ¿cómo fue tu 2013 en la cama?

Diciembre es el mes para evaluar lo que nos dejó el año: ¿hubo más cosas positivas o negativas? ¿Cuáles nos gustaría cambiar a partir de enero? Lo mismo podemos hacer en el terreno erótico. Te facilitamos un cuestionario para ponerte a prueba… Si te animás.

¿Qué te dejó el “año sexual” que está a punto de terminar? El siguiente cuestionario te ayudará a saberlo y, además, a pensar objetivos para el 2014. Si estás preparada para auto-conocerte, hacé memoria de lo que viviste en los últimos 365 días y contestá las siguientes preguntas:

¿Cuántas fantasías sexuales cumpliste este año?
A. Quizás alguna, ya ni me acuerdo.
B. Varias que teníamos pendientes.
C. ¿Fantasías? Ni pienso en eso.

¿Cuántas veces preparaste un ambiente que incitara al placer?
A. Me hubiera gustado, pero no tuve tiempo.
B. Muchas veces… ¡Imposible sacar la cuenta!
C. Eso es para adolescentes o para la Luna de Miel.

¿Cuántos conjuntos de ropa interior sexy te compraste en el 2013?
A. No fue necesario, uso los de años anteriores.
B. Uno rojo, uno animal print, portaligas, y mucho más.
C. Nada de eso: mi ropa interior es cómoda.

¿Te sumaste a las tendencias sexuales?
A. No sabía que había modas en el sexo.
B. Ya practicamos el petting, el splosh y el karezza.
C. No, ni lo haría.

Para calentar motores… ¿Se incitaron en público?
A. Hace tiempo que no hacemos algo así.
B. Nos dijimos palabras subidas de tono, nos tocamos por debajo de una mesa y otras cositas de ese estilo.
C. ¿Y si alguien se da cuenta? No me gusta hacer eso.

¿Incluyeron juguetes sexuales?
A. Ninguno de los dos lo propuso.
B. Claro que sí: juguetes eróticos, disfraces, y hasta me animé al látigo y las esposas.
C. Le dije que eso no es para mujeres como yo.

En su vida cotidiana, ¿con qué frecuencia se besaron o acariciaron?
A. Pocas veces, antes lo hacíamos más.
B. Todo el tiempo: no hace falta tener sexo para dar muestras de cariño o de deseo.
C. Casi nunca.

¿Cuántas posiciones sexuales practicaron este año?
A. Las clásicas: misionero y cuchara.
B. Hicimos un repaso del Kamasutra.
C. Así estoy bien, ¿para qué pensar en eso?

¿En qué situaciones te “lookeaste” más?
A. Ya casi no salgo de casa.
B. En las salidas románticas con mi pareja.
C. Para ir al trabajo, como debe ser.

¿Le confesaste a tu pareja qué cosas te dan placer y cuáles no?
A. No me lo preguntó.
B. Sí, siempre hablamos de nuestros gustos y necesidades.
C. De esas cosas no se habla.

Mientras tenías sexo, ¿pensaste en tus problemas laborales o en las necesidades de los chicos?
A. Siempre, por suerte terminábamos rápido y podía seguir con lo mio.
B. Me desconecto al 100% cuando hacemos el amor.
C. Nunca, porque casi no tuve sexo.

¿Quién tuvo más veces la iniciativa?
A. Mi pareja.
B. A veces yo, a veces mi pareja.
C. Eso es cosa de hombres.

¿En qué lugares de la casa tuvieron sexo, más allá de la cama?
A. Quizás en el living o alguna vez en la ducha.
B. Probamos en la cocina, el living, la ducha, el baño, el jardín, la cucha del perro…
C. Nunca lo hemos intentado en otro lugar.

¿Cuántas veces tuviste sexo este año?
A. Pocas. En realidad pensé más veces en sexo que las que lo concreté.
B. Mmmmm…. Perdí la cuenta.
C. Podría contarlas con los dedos de una mano.

Ahora, calculá cuántas respuestas A, B y C tuviste y mirá los resultados:

Mayoría de respuestas A
Para vos el sexo se convirtió en una rutina o en una obligación. Más aún, si tenés hijos. Este año “hiciste la plancha” y no te esforzaste por sumar nuevos estímulos. Pero no te preocupes: incluí entre tus objetivos para el 2014 el de probar cosas nuevas y tratar de recuperar la pasión. “El simple hecho de hacer algo diferente nos permite vivir una experiencia más excitante, que estimula nuestra imaginación y le da un aire de frescura a nuestra pareja de largo plazo”, asegura Alessandra Rampolla en su libro Juntos y revueltos, ¿para siempre? (Sudamérica). ¡Ponelo en práctica!

Mayoría de respuestas B
¡Felicitaciones! Leíste todos los libros eróticos, probaste nuevas posiciones, te sumaste a las tendencias sexuales o, simplemente, le pusiste onda a cada encuentro en la cama (y fuera de ella). Este año explotaste todo tu potencial en materia erótica. El balance es sumamente positivo y, para el 2014, tu objetivo tendría que ser mantener tu performance… O superarla.

Mayoría de respuestas C
Lamentamos decirte que de “año sexual”, el 2013 no tuvo nada para vos. Los encuentros fueron pocos y de baja calidad. Hay una notoria desconexión con tu pareja y el sexo dejó de estar entre sus planes. Están en alerta roja. La buena noticia es que siempre hay tiempo de revertirlo: solo tienen que proponérselo y esta época del año, con el 2014 pisándonos los talones, es ideal para proyectar un cambio. Como ayuda, les damos 30 claves para mantener el sexo vivo.

Fuente: Elpais.com.co

12 razones por que las mujeres son infieles

La sexóloga Alessandra Rampolla señala, en su último libro, los motivos que nos suelen llevar a cometer una infidelidad. ¿Por aburrimiento? ¿Para aumentar nuestro ego? ¿Porque nos enamoramos de otro? Mirá la lista… ¡Y completala con tus propias razones!

¿Por qué somos infieles? ¡Qué tremenda pregunta! Poetas, filósofos, psicólogos, antropólogos, sociólogos y hasta neurólogos se han dado a la tarea de intentar darle una respuesta.

Desde el punto de vista evolutivo, se suele explicar que los hombres están más predispuestos a la infidelidad porque ellos intentan dejar su semilla en la mayor cantidad de hembras posibles, para así transmitir su ADN; mientras que ellas una vez que quedan embarazadas no tienen necesidad de seguir buscando, ya que se han asegurado su descendencia. Con esta teoría también se intenta explicar que la mujer es menos proclive a tener affaires, ya que se queda en la cueva cuidando de la prole. Quizás esto nos permita entender el comportamiento de nuestros ancestros cavernícolas, pero no parece una explicación muy convincente para los hombres y mujeres del siglo XXI.

Entonces, ¿por qué somos infieles? Más allá de las respuestas evolutivas y biológicas, a continuación destaco las causas más comunes.

1) Para escapar de los problemas.

2) Por aburrimiento.

3) Porque estamos desencontrados sexualmente.

4) Porque nos sentimos desatendidos.

5) Porque ya no nos sentimos compatibles.

6) Porque nos enamoramos de otro, sin darnos cuenta…

7) Para evitar el divorcio.

8) Para sostener la actual pareja.

9) Para aumentar nuestro ego.

10) Por la crisis de la mediana edad.

11) Por venganza: “si él lo hizo, yo lo hago”.

12) Por adicción sexual.

La cama ya fue: sacá el sexo del cuarto

Cambiar de escenarios para hacer el amor es una alternativa que los sexólogos sugieren para romper la rutina. La frase “el hombre (o la mujer) es un animal de costumbres” no le hace nada bien a la vida sexual. Así que… ¡Animate a explorar!

Mantener la intensidad del encuentro erótico es una tarea que requiere ser tenida en cuenta. La vida sexual es sensible a las nuevas experiencias y se enriquece con ellas, pero también se acostumbra fácilmente a las formas de relación, sobre todo si estas “funcionan” a la hora de hacer el amor.

Muchas parejas suponen que incluir variantes podría romper la magia de lo hasta ahora conseguido, o bien que no son necesarias para acceder a otros niveles de placer. Entonces, se ajustan a lo conocido. Otras, en cambio, no se animan a plantear variedades por inhibiciones personales o por temor a cómo podría reaccionar el otro.

No siempre existe el mismo grado de apertura para hablar, proponer, o disfrutar del sexo con libertad. Aún así, las personas se animan más que antes a romper con la rutina y a probar distintas alternativas. Tomar la iniciativa para salir de la cama y explorar otros sitios para el placer puede ser una aventura excitante.

Algunas variantes

1) En el edificio. El ascensor es un buen lugar para dar comienzo al juego erótico. También los balcones, jardines y terrazas son sitios a explorar.

2) Sobre el lavarropas. Sentarse arriba de este electrodoméstico mientras hace el centrifugado incrementa la excitación, como sucede con cualquier objeto que vibre. De ahí que existan camas con distintos niveles de movimientos.

3) Al aire libre. Es muy placentero, tanto de día como de noche. Se convierte en fuente de goce por la amplitud del espacio, la vivencia de libertad y las sensaciones que provocan los estímulos naturales cuando actúan sobre los cuerpos desnudos.

4) El clásico: el hotel alojamiento. Por las connotaciones de “trampa” u ocultamiento, algunas mujeres los rechazan, pero de todos modos son la alternativa más buscada fuera de casa. Ofrecen distintas opciones, algunas simples y económicas, y otras con más servicios, como una cena, el jacuzzi o el pernocte.

5) El auto. Es uno de los preferidos de los hombres, que suelen excitarse por el riesgo.

6) El baño de un boliche. Al igual que el punto anterior, está entre los favoritos masculinos. Es posible que en ellos las fantasías voyeuristas, es decir, la probabilidad de ser visto por otros, incremente la jactancia, uno se los aspectos de la virilidad.

7) Sólo para atrevidos. Otros prefieren indagar en lugares oscuros, pero concurridos, o en sitios desolados como obras en construcción o terrenos baldíos. Aclaremos que los medios urbanos cuentan con más alternativas que los rurales, donde la naturaleza y la intemperie sirven muchas veces de testigo.

8) Bien apretados. Los lugares chicos, como el guardarropas, el ascensor o el lavadero, son variantes a explorar, aunque es raro que una pareja que tenga otras opciones cómodas opte por ellos. Sirven para casos de “urgencias”.

9) Cualquier rincón de la casa. Hay sitios que rompen con los lugares conocidos, como el baño (se puede compartir la ducha o un baño de inmersión), la cocina (sobre la mesa o apoyados en la mesada) y el sillón del living.

10) En el cuarto… ¡Pero renovado! El dormitorio ha sido el lugar clásico por excelencia y podría tener muchas nuevas opciones, sobre todo cuando cuesta dejarlo. Podemos convertirlo en un espacio sugerente con luz tenue, colores cálidos y una melodía envolvente. Otra propuesta para el cambio es animarse a ver juntos una película erótica.

Hay muchos lugares que quedan más en el terreno de las fantasías, porque son difíciles de acceder. Un claro ejemplo es el baño de un avión.

En todos los casos, hay que saber relajarse y “abrir los poros a lo nuevo”. Estamos tan habituados a hacer el amor en los mismos lugares, con los clásicos objetos que sirven de marco al encuentro, que nos cuesta abrirnos a nuevas opciones.

Es imprescindible explorar puntos de placer, comunicar lo que nos gusta, tomar la iniciativa cuando existen ganas y no esperar a que el otro lo haga, resguardar la intimidad, tratar de hacerse el tiempo para un encuentro más prolongado y, por supuesto, proponer lugares novedosos.