PARAGUAY GANA A PERÚ Y MANTIENE VIVA LA FE

Sonó el despertador para la Albirroja. La dormida selección nacional se impuso angustiosamente a Perú por la cuenta de 1-0, con un estupendo gol de cabeza de Pablo Aguilar, defensor del Tijuana mexicano. Con el triunfo, Paraguay desconecta algunos cables de terapia intensiva en la que se encontraba antes de este juego. En la marcha del clasificatorio, Paraguay llega a 7 puntos, manteniéndose en la última colocación, pero con márgenes más estrechos en relación a sus antecesores.

?A Paraguay no le fue nada fácil. Así como se lo impone su historia, tuvo que sufrir penurias para llegar al desnivel, mediante un soberbio cabezazo de su defensor Pablo Aguilar, uno de los más altos puntos de la selección paraguaya. Desde que fue nominado para formar parte del operativo, entro en el once titular y no desentonó. Demostró firmeza a la hora de pararse en el fondo. Ante Colombia fue uno de los que rindió a la medida de lo esperado, y en el juego contra los incaicos se metió en el medio de los hombres de marcación peruanos para dar de lleno a la pelota y establecer la diferencia.

De arranque Paraguay la tenía clara. Ganar era la consigna y debía conseguirlo a costa de cualquier precio. Ya Venezuela había quebrado el curso de la historia al derrotarlo por vez primera en Asunción, y Perú, atento a la pobre marcha de la delegación guaraní en el clasificatorio llegó a la capital con la seria intención de llevarse los puntos en calidad de visitante.

Lo que olvidaron los peruanos fue que Paraguay tenía un resto de aquello que lo caracterizó por años y se constituyó en el ingrediente fundamental para lograr éxitos en su sendero: la garra. A falta de buen fútbol, que lo demostró en pasajes del compromiso, los guaraníes pusieron el empeño necesario y sin perder el temple, acorralaron a los de la banda roja para forzar el triunfo, que de cierta manera trae un poco de alivio a la angustiosa campaña que lleva, en donde las sombras de una posible eliminación son más grandes que las ilusiones de clasificar.

A pesar del paupérrimo arbitraje de Pablo Lunati, quien no se animó a cobrar faltas evidentes, Paraguay dejó encendida una pequeña llama de esperanza. Este triunfo no lo saca de la última colocación, pero son tres puntos que valen más que esos, ya que hace un año no se conocía de celebraciones como estas. La Albirroja pareció olvidar la fórmula para acceder a los éxitos en el plano internacional, pero justo sonó el despertador ante Perú, que para muchos ya era la última chance.

El último triunfo nacional en Eliminatorias fue el 11 de noviembre del pasado año, 2-1 ante Ecuador. Fueron los primeros tres puntos, y posteriormente se cosecharon más lamentos que celebraciones.

Aguilar conecta de nuevo el respirador a la Albirroja

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios