!! Grande cerro vamos por mas!! El primer adelantado

Cerro Porteño derrotó 2-1 al Colón de Santa Fe y es el primer equipo en inscribir su nombre en cuartos de fina de la edición 2012 de la Copa Sudamericana. El partido se vio interrumpido durante varios minutos por incidentes entre hinchas y policías.

Cerro Porteño recibía en la Olla al Colón de Santa Fe con una ligera ventaja conseguida en su visita al “Cementerio de los Elefantes”.

Al Sabalero poco le importó la condición de visitante, y ni bien se puso a rodar el balón ya encaró su primer ataque que terminó en un tiro libre en las cercanías del arco protegido por Diego Barreto.

Lucas Mugni se encargó de meter al centro al área, donde Emiliano Gigliotti aprovechó la desatención de la defensa y el arquero azulgranas para desviar el balón con un certero cabezazo y poner así el 0-1 a favor del equipo argentino cuando el cronómetro acababa de completar su primera vuelta.

Cerro no se había asentado sobre el campo de juego hasta ese momento, pero la situación adversa obligó al Ciclón a sacudirse para buscar el empate.

Luego del gol sabalero, el Azulgrana comenzó a buscar el arco rival y generar varias llegadas pero sin demasiada peligrosidad.

En el minuto 11, Fidencio Oviedo fue ganando terreno y le cedió el pase a Roberto Nanni, quien le devolvió la gentileza con un golpe de taco. El mismo Oviedo siguió el esférico y metió un pase atrasado al “Pistolero” que con un remate de zurda se encargó de poner el empate y desatar la fiesta en las gradas.

Luego del empate, el equipo azulgrana comenzó a buscar con insistencia el segundo gol con el que podría comenzar a cerrar su clasificación.

Sin embargo, el Sabalero no se rendiría fácilmente y en varias ocasiones generó jugadas que requirieron la intervención de Barreto para evitar el segundo gol argentino.
La primera etapa llegó a su fin con la paridad impuesta en el marcador.

Durante el entretiempo se vivieron momentos de mucha tensión entre hinchas cerristas y sabaleros. Los fanáticos del equipo argentino, ubicados en la gradería Juan H. Pettengil, en la que normalmente se ubican los visitantes, comenzaron a arrojar piedras contra los azulgranas que respondieron ante la nula acción policial.

Se pudieron ver incluso cisternas arrancadas del baño que fueron arrojadas por los hinchas sabaleros contra los locales.
Luego de varios minutos de desmanes, los casco azules intentaron frenar las agresiones.
En la complementaria, el Azulgrana saltó al campo de juego con intención de cerrar el pase a cuartos y presionaba al Sabalero contra su arco pero sin conseguir demasiada claridad a la hora de la ofensiva.

Colón trataba de frenar al Ciclón en el mediocampo, con lo que Cerro veía complicadas sus oportunidades de generación de jugadas de riesgos y el partido parecía tedioso, sin emociones.

En el minuto 68, una corrida por el costado derecho terminó en un centro hacia el otro frente donde Julio Dos Santos paró de pecho el balón y con un potente remate de zurda envió el esférico hacia al arco, donde Bruno Urriberri trató de sacar la pelota que ya había traspuesto la línea de gol.

Se vivió un momento de confusión pues el árbitro parecía haber sancionado primero un penal, mostró una roja a Urriberri, para luego validar el gol por indicación de su asistente. El público y los jugadores cerristas pudieron festejar recién cuando el árbitro mostró la línea central para indicar que el gol había valido.

Cerro siguió buscando el gol, ante un Colón que ya no encontraba la claridad de los minutos iniciales.

Los hinchas argentinos comenzaron a retirarse ante la derrota de su equipo que iba camino a concretarse, sin embargo se comenzaron a registrar nuevos incidentes. Se escucharon varios disparos por parte de los efectivos del orden, lo que obligó la suspensión del partido.

Los jugadores del Sabalero corrieron hacia las gradas a pedir a los oficiales de la Policía que pararan con la represión pues entre los fanáticos estaban varios familiares de los atletas.

Algunos jugadores argentinos intentaron patear a los oficiales de la Policía, lo que obligó la intervención del cuerpo técnico y de los jugadores cerristas para tratar de frenar los hechos de violencia.

Luego de 18 minutos, el árbitro decidió ordenar la reanudación del juego luego de que se calmaran los ánimos pero antes expulsó al arquero Diego Pozo y a Maximiliano Caire. Ambos jugadores fueron quienes se discutieron con los agentes de la Policía.

Luego de la reanudación, ambos equipos parecían seguir sobre el campo de juego solamente para cumplir el trámite de alcanzar los 90 minutos de juego. El equipo argentino se vio disminuido en fuerzas y Cerro disminuyó la velocidad y la intensidad.

En un partido que se vio opacado por los incidentes, Cerro Porteño consiguió derrotar 2-1 a Colón y conseguir así ser el primer equipo clasificado a cuartos de final de la Sudamericana.

El Azulgrana espera rival que surgirá de la llave que se juega entre Deportivo Quito, de Ecuador; y Tigre, de Argentina.

Publicado por

Redacción

Redatores: Edgar Encisco y Oscar Lopez

Comentarios