Cerro, más vivo que nunca

El Ciclón sacó a relucir la jerarquía de sus jugadores y en un partido en donde por varios momentos Sol de América fue mejor, terminó ganando con goles de Santiago Salcedo y Alejandro Da Silva, para llegar con vida al superclásico del domingo, donde de vencer ante Olimpia será campeón del Apertura.

La intención del conjunto azulgrana fue clara desde el inicio del partido, pues el único resultado que le servía era la victoria, mientras que se esperaba una ayuda de Luqueño en el Defensores del Chaco para que Olimpia no sume.

Y la primera llegada del Ciclón fue a los 2 minutos, cuando Édgar Benítez sacó un remate desde fuera del área, que el portero Roberto Acosta pudo controlar. Dos minutos después, el Pájaro cayó en el área y pidieron penal, pero el árbitro consideró que no existió lo que reclamaban.

Sol de América hizo lo suyo en el encuentro disputado en barrio Obrero. El equipo dirigido por Ricardo Dabrowski encontró espacios en la defensa rival y generó situaciones de gol, pero faltó la puntada final.

Y cuando la hinchada azulgrana hizo saber a sus jugadores que Luqueño había puesto el 1-0 a favor ante Olimpia en Sajonia (13’), el Ciclón salió a buscar incentivado el primero. Luis Cardozo tuvo una clarita dentro del área, que pasó rozando el palo izquierdo de Acosta.

Tras un ida y vuelta constante durante los primeros 20 minutos, el partido disminuyó en decibeles. Luego, ya sobre los 30’, volvió la presión azulgrana, así como también los contraataques danzarines.

En los últimos 5 del primer tiempo, vino la preocupación azulgrana, ya que Sol de América llegaba aprovechando errores en defensa. A esto se sumó la lesión de Luis Cáceres, quien se retiró sentido, reemplazado por Juan Manuel Lucero a los 44’. Sin duda, la primera etapa de este partido fue la peor presentación de Cerro en la era Jorge Fossati.

Ya en la complementaria, Jonathan Fabbro avisó con un remate cruzado que salió por encima del travesaño solense. Cerro salía con todo al enterarse del segundo gol luqueño (52’) en el otro estadio, donde Olimpia desperdiciaba la ocasión de ser campeón.

Pero Santiago Salcedo no perdonó y a los 54’ abrió el marcador con un excelente remate cruzado que se hizo imposible para Roberto Acosta. El delirio en barrio Obrero era total en esos momentos.

Pero con el correr de los minutos llegó el gol de descuento franjeado (63’), que despertó la tensión en los hinchas, más aún, cuando el Ciclón dejó de llegar con frecuencia y el equipo de Ricardo Dabrowski se hacía presente en el área del arquerito Gavilán. Diego Vázquez, que ingresó en el segundo tiempo, tuvo una de cabeza que pasó muy cerca del ángulo superior izquierdo del portero.

Jorge Fossati mandó a la cancha a Alejandro Da Silva, un histórico del Ciclón, quien a los 85’ amplió el marcador, y despertó más aun las esperanzas de su hinchada, que cantaba y cantaba en la Olla.
Y así se fue el partido, con la victoria y curiosidad por conocer el resultado en el Defensores, que finalizó con victoria luqueña (2-1) ante el Decano.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.